Tras varias décadas añadiendo una desmesurada cantidad de azúcar a los cereales, Kellogg’s ha decidido recuperar el espíritu sano y natural de sus  Corn Flakes de Kellogg’s, su producto más famoso y tradicional. 

Sin embargo, estos saludables copos de maíz no se fabricaron solo para alimentar a las masas correctamente, sino también para luchar contra la masturbación. Si has leído bien, así lo explica la biografía de su ilustre creador.

Cereales contra el pecado 

Nacido en 1852, John Harvey Kellogg se convirtió en un disciplinado y respetable médico, fiel seguidor y practicante de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. 

Cuidaba mucho su alimentación. Estricto vegano, estaba convencido de que la mal nutrición, el alcohol, el tabaco y la cafeína provocaban todo tipo de enfermedades estomacales. 

No menos curiosas eran sus creencias sobre el sexo, al que se oponía en todas sus formas. De hecho, nunca consumó el matrimonio con su mujer, con la que durmió siempre en camas separadas. Eso no le impidió criar a más de 40 hijos no biológicos, adoptando un total de 7 antes del fallecimiento de su esposa. 

Kellogg trabajó y dirigió durante años en el Sanatorio de Battle Creekdivulgando sus preceptos para una vida mejor y más sana. La dieta era vegetariana, los internos practicaban ejercicios y siguiendo sus estrictas instrucciones eran purgados con frecuencia. 

Battle Creek / gizmodo.com 

Kellogg se aseguraba de que los intestinos de todos y cada uno de sus pacientes fueran convenientemente irrigados con agua, tanto por arriba como por abajo. Su artilugio predilecto era una máquina para aplicar enemas que era capaz de inyectar 15 galones de agua (unos 57 litros) en segundos.Wikipedia

Por su parte, la masturbación era casi igual de perniciosa que la mala alimentación y ambas estaban relacionadas. El sabor salado y el picante podían aumentar la líbido y los sabores sencillos apaciguarlos. Por ello, Kellogg ideó un nuevo desayuno que lograría reducir el impulso sexual y combatir la masturbación, a la que creía responsable de hasta 39 enfermedades tales como epilepsia, acné, mala postura, rigidez en las articulaciones, debilidad, falta de desarrollo o palpitaciones.

John Harvey Kellogg y su hermano Will fundaron la Sanitas Food Company y crearon, casi por casualidad, sus famosos copos de maíz, que darían utilizarían como remedio antimasturbatorio para los residentes Sanatorio de Battle Creek.

Por si fallaba el nutritivo y poco excitante desayuno, el doctor Kellogg recomendaba a los hombres y adolescentes reducir la sensibilidad de su pene practicando la circuncisión sin anestesia para aplacar así sus instintos. En mujeres, aconsejaba la aplicación de fenol (un ácido) sobre el clítoris para quemarlo. 

Tras varios meses de venta y con el negocio viento en popa, los hermanos Kellogg discutieron sobre la forma de aumentar las ventas. Will propuso añadir azúcar a los cereales para hacerlos más apetecibles, algo que atentaba con los estrictos principios de John. 

Finalmente, Will decidió separarse y fundar la Battle Creek Toasted Corn Flake Company en 1906, que más tarde cambiaría su nombre por el de Kellogg’s; con la que no solo abrazó la idea de azucarar en mucho los cereales, sino que, además, organizó extrañas campañas publicitarias para posicionar su producto. Una de las más celebres fue la de lanzamiento, en la que regalaba una caja de Corn Flakes a cualquier mujer que guiñase un ojo a su tendero… algo muy alejado del espíritu antimasturbatorio de su hermano. 

Publicado en Insólito
Fuentes consultadas:
https://es.wikipedia.org/wiki/John_Harvey_Kellogg
http://mentalfloss.com/article/32042/corn-flakes-were-invented-part-anti-masturbation-crusade