Por suerte, cada vez se equipara más la vida de los animales a la de los seres humanos, dejando de considerarse únicamente herramientas de trabajo, como ha estado ocurriendo desde hace unas décadas. Fruto de esta nueva corriente en la que se percibe al animal como se merece, es el origen de nuevas asociaciones de grupos y particulares que buscan la manera de dar su apoyo, en la medida de lo posible, para que vivan de forma digna. Ya no son sólo las perreras las que se encargan de esta labor social, sino que hay asociaciones como DFW, que se ponen en contacto con éstas para hacerse cargos de los animales que van a ser sacrificados.

Claire Fowler, una voluntaria de DFW recibió una llamada donde se les comunicaba que tres cachorros habían sido abandonados, con vida, dentro de una bolsa de basura en Texas. Haciéndose cargo de ellos y siguiendo la rutina que sigue con cada uno de los rescates donde participa como voluntaria, grabó las escenas del crecimiento y mejora de los cachorros, incluyendo su hora del baño.

Original: DFW / Barcroft TV

Publicado en Miscelánea