La mayoría de suplementos vitamínicos no sirven para nada. Esto es lo que debes tomar

Enlace patrocinado
por Kike Pérez
el 22/10/2016 en Salud

Pastillas para dormir o para seguir despiertos, píldoras, tabletas, pastillas efervescentes, jarabes, polvos y todo tipo de suplementos para mantenernos sanos, fuertes y de buen humor por más tiempo. Sin embargo, la mayoría de los suplementos alimenticios son del todo inútiles y algunos  incluso perjudiciales. Descubre cuáles están recomendados y cuáles es mejor evitar en este artículo.

Multivitaminas – Pasa de suplementos

Shutterstock

Shutterstock

Durante décadas, los suplementos multivitamínicos se han recomendado como remedio para estimular el sistema inmunitario y mantener un buen nivel de energía durante toda la jornada. Sin embargo, los estudios realizados en 2011 han revelado que, si sigues una dieta adecuada y equilibrada, su uso no solo es innecesario, sino que podría ser contraproducente. De 39.000 mujeres de más de 25 años que participaron en el estudio, se demostró que aquellas que tomaban multivimínicos con frecuencia presentaban un mayor riesgo global de muerte que aquellas que no lo tomaban.

Vitamina D – Puedes tomarla

Shutterstock

Shutterstock

La vitamina D no se encuentra presente en una gran variedad de alimentos y, sin embargo, resulta fundamental para asimilar el calcio y mantener fuertes nuestros huesos. Por eso, si tu dieta no es rica en queso y pescados, puedes tomar vitamina D como suplemento, especialmente en invierno, pues como sabrás esta vitamina se asimila gracias a la luz solar. 

Puedes tomar vitamina D sin peligro, siempre que cumplas con las dosis máximas indicadas por el fabricante. Al contrario y según los últimos estudios, aquellos que toman vitamina D suelen vivir más, en promedio, que quienes no lo toman.

Antioxidantes – Pasa de suplementos

Shutterstock

Shutterstock

Las vitaminas A, C y E s y su poder antioxidante nos ayudarán a mantenernos jóvenes por más tiempo, a la vez que reducen el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. Sin embargo, estas vitaminas se encuentran con abundancia en multitud de frutas y verduras y, por ello, no debemos suplementarnos, ya que un exceso de antioxidantes puede resultar perjudicial.

Un estudio a gran escala reveló que el exceso de vitamina A en fumadores facilita la aparición de cáncer de pulmón. En 2007,  otro estudio más pormenorizado reveló que los suplementos antioxidantes también aumentan la mortalidad.

Vitamina C – Pasa de suplementos

Shutterstock

Shutterstock

La estrella de los suplementos invernales es una gran falacia. Según las pruebas realizadas, no hay ninguna relación entre su consumo y la prevención del resfriado común. Además, las megadosis de 2.000 mg proporcionadas por los laboratorios, aumentan el riesgo de padecer cálculos renales. 

Consumir cítricos y otros alimentos ricos en vitamina C es la mejor opción ya que, además de una dosis adecuada de vitamina, obtendremos otros minerales y micronutrientes necesarios para nuestro bienestar.

Vitamina B3 – Pasa de suplementos

Shutterstock

Shutterstock

Los suplementos de Vitamina B3 han sido promovidos durante los últimos años como aptos para prevenir la enfermedad de Alzheimer y problemas cardíacos. Sin embargo, los últimos estudios han solicitado que deje de prescribirse, pues el consumo de salmón, remolacha o atún resulta suficiente para mantener un nivel óptimo.

Un estudio, realizado en 2004, ha demostrado que el consumo prolongado de vitamina B3 puede aumentar el nivel de colesterol, así como ataques al corazón, derrames cerebrales y muerte. Además, las personas suplementadas presentaron una mayor propensión a contraer infecciones, problemas hepáticos y hemorragias internas, que aquellos que tomaron placebo.

Probióticos – Pasa de suplementos

Shutterstock

Shutterstock

Nada diferencia a las bacterias de un suplemento probiótico de aquellas que puedes obtener comiendo un yogur, siendo estas últimas mucho más nutritivas y baratas.

Debes saber que la venta de probióticos es un gran negocio que ha reportado más de 23.2 mil millones de dólares a las farmacéuticas, y cero beneficios a sus consumidores. Come yogurt y usa tu dinero en algo más productivo. 

Zinc – Puedes tomarlo

Shutterstock

Shutterstock

A diferencia de lo ocurrido con la Vitamina C, los estudios científicos sí han demostrado que tomar suplementos de zinc puede prevenir el resfriado. Al parecer, el Zinc interfiere con la capacidad de replicación del rinovirus, lo que frena su propagación y permite al sistema inmunitario hacerse cargo.

Otro estudio, realizado en 2011, demostró que de una muestra de personas resfriadas, aquellos que comenzaron a tomar zinc tuvieron resfriados más cortos y con síntomas más leves que aquellos que tomaron placebo.

Vitamina E – Pasa de suplementos

vitamina e

Shutterstock

Mientras que en cantidades idóneas pueden protegernos de ciertos tipos de cáncer, el exceso de vitamina E ha sido relacionado con el aumento de cáncer de prostata. Otro estudio también lo relaciona con mayor riesgo de muerte. Por ello, lo mejor es limitarnos a comer regularmente verduras de hoja verde, como las espinacas, kale, brócoli, pepino y frutos secos.

Ácido fólico – Solo si estás embarazada o deseas quedarte embarazada

Shutterstock

Shutterstock

El ácido fólico es una vitamina B que el cuerpo necesita para producir nuevas células, por lo que la suplementación solo está indicada para mujeres embarazas o aquellas que desean estarlo, debido a que en su condición sí van a necesitar un aporte extra de esta vitamina. 

Según los estudios, solo 400 mg de ácido fólico serán suficientes para disminuir el riesgo de sufrir problemas fetales, defectos congénitos graves y afecciones mortales.

Fuente: Businessinsider.com 

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más