Un año después de arrojar a un cachorro de tres meses por la ventanilla de un coche en marcha, provocándole rotura de cráneo y dañando su cerebro, Alsu Ivanchenko no está dispuesta a pedir disculpas.

La semana pasada tuvo lugar el juicio donde Ivanchenko simplemente se limitó a sacudir la cabeza cuando le preguntaron si tenía algo que decir antes de ser condenada por el maltrato a su mascota, una perrita que no pesaba ni medio kilo, mestiza de bichón maltés y shih tzu, a la que había llamado Copo de Nieve. Ivanchenko la lanzó desde un coche en marcha hacia las vías del tren, para dejarla morir dentro de una bolsa de plástico en Staten Island, Nueva York.

El septiembre anterior, esta neoyorquina de 35 años llevó a Copo de Nieve a una clínica veterinaria donde le diagnosticaron una fractura en la pierna, pero Ivanchenko negó haber tratado mal al animal. Lo que sí hizo después, según los fiscales, fue meter a Copo de Nieve en una bolsa de color negro y lanzarla a lo lejos como si fuese una bolsa de basura.

“El tratamiento era demasiado costoso”, contó Ivanchenko a los agentes, según fuentes policiales. “No me lo podía permitir, así que por eso la puse en la bolsa y la dejé al lado de la carretera”.

Las autoridades, por su parte, afirman que Ivanchenko más tarde compró un nuevo cachorro para reemplazar a Copo de Nieve.

Dos buenos samaritanos descubrieron a Copo de Nieve ensangrentada, por lo que no se lo pensaron dos veces antes de llevarla rápidamente a un veterinario. La perrita tenía dos fracturas de cráneo y un traumatismo en el cerebro, además de la patita rota.

Las lesiones de la pequeña eran tan graves, que un veterinario neurológico recomendó inicialmente que lo mejor sería sacrificarla, pero gracias a los esfuerzos de los cuidadores del Hospital South Shore Animal, Special Needs Animal Rescue and Rehabilitation Northeast y ASPCA, Copo de Nieve consiguió recuperarse notablemente.

Durante los siguientes 7 meses, la salud de Copo de Nieve mejoró gradualmente y, con el tiempo, fue adoptada por una nueva familia que la ha rebautizado como Charlotte y que le da todo su amor. 

Por sus crímenes, Ivanchenko ha sido condenada a un año de cárcel y a pagar 21.795 dólares en restitución a ASPCA. Además, se le ha prohibido ser dueña de un animal de compañía durante 15 años y su nombre permanecerá inscrito en el registro de abuso animal de Nueva York durante los próximos cinco.

Afortunadamente, cada vez son más los condenados por algún tipo de maltrato animal, pero sin duda aún queda mucho por hacer.

Vía: The Dodo

Publicado en Animales