A todos nos ha sucedido alguna vez, ¿quién no ha asociado una determinada melodía, una canción en especial, con alguna etapa de la vida, una vivencia, una persona, un lugar?

Pensemos en el impacto que tiene la música en nuestra existencia, ahora imaginemos la importancia que esto tiene desde temprana edad, cuando se está descubriendo el mundo, recolectando vivencias, acumulando nuestros propios recuerdos.

Independientemente de que la música influye en el desarrollo social del ser humano, el solo hecho de escucharla estimula el desarrollo de los procesos de aprendizaje.

El acceso a la información musical en los primeros años de vida es vital para un desarrollo mental integral. Es la oportunidad del niño de “vivir” la música mucho antes de entender conceptos y etiquetas como “agudo”, “grave”, “afinado”, “desafinado”.

Cuando el niño se mueve o aplaude al ritmo de la música para llevar un determinado ritmo, cuando aprende, memoriza y canta una canción se desarrolla la orientación espacial y temporal, la socialización, creatividad, perseverancia, espontaneidad, seguridad, confianza en uno mismo, concentración, la adquisición del esquema psicomotriz y también la memoria verbal.

¿Quién no aprendió al menos una vez un tema escolar difícil de memorizar por medio de una canción?

El alfabeto, las tablas de multiplicar, los planetas… solo hay que recordar la melodía y el texto permanece en la memoria por años. Inténtenlo.

Cantar estimula por igual ambos hemisferios del cerebro, conecta el hemisferio derecho que procesa la melodía con el hemisferio izquierdo que se encarga del lenguaje.

La música está ligada también al aprendizaje sencillo de un idioma, por medio del canto se hace familiar el sonido, la dicción, la cadencia, y el ritmo de otra lengua. Se asimila y se escucha de forma natural por medio de la música mucho antes de aprender las reglas gramaticales.

La música es un puente natural de comunicación, es el idioma universal, no tiene fronteras, no distingue raza, credo, posición social, nacionalidad ni orientación política.

Se toca y se estudia a Beethoven en La Habana, “Yesterday” tiene mas de 1600 versiones en varios idiomas, Los Beatles tenían su versión de “Bésame Mucho”, por increíble que parezca es raro que un niño de 3 años no conozca la canción de cuna de Brahms y en China seguramente hay algún mariachi que toca “Guadalajara”…y chinos cantándola, nadie puede prescindir de la música, está en nuestra naturaleza humana, todos tenemos canciones que nos hacen sentir especiales.

A todos nos ha sucedido alguna vez… ¿Quién no ha asociado una determinada melodía, una canción en especial con alguna etapa de la vida, una vivencia, una persona, un lugar?

Publicado en Familia