Una escuela de Carolina del Norte, Estados Unidos, propuso a las niñas ir vestidas a clase como su princesa preferida. Ainsley, una de las alumnas, le dijo a su padre que ella no quería ir vestida de princesa.

Para reivindicar su postura, la pequeña apareció en clase vestida de perrito caliente. Y es que no hay nada más importante que la personalidad, sobre todo cuando somos niños y nuestra conducta es moldeable como la arcilla.

El padre de la niña tomó una fotografía que difundió por las redes sociales con el siguiente mensaje: “una verdadera reina no necesita estilista”.

princesa-perrito-caliente1

De entre todas las niñas princesas, Ainsley fue la que ganó el concurso.

princesa-perrito-caliente2

Con el hashtag #hotdogprincess (#princesaperritocaliente), la imagen de esta historia ha dado ya la vuelta al mundo.

princesa-perrito-caliente5

Queda patente que mantener nuestras creencias por encima de costumbres sociales o de las modas absurdas trae sus cosas buenas. A esta pequeña le importó bien poco lo que fueran a decir de ella, demostrando así una enorme valía y fuerza. Es un ejemplo a tener en cuenta.

princesa-perrito-caliente3

A veces, podemos sentir miedo a ser nosotros mismos, pero al final no hay nada mejor que ser fiel a lo que sentimos o creemos. ¡Bravo por Ainsley!

princesa-perrito-caliente4

Fuente: Ideal

Publicado en Familia