Hace unos días Suecia descubrió con asombro que un submarino ruso permanecía escondido bajo las aguas de su archipiélago del mar báltico.

Como bien puedes imaginar el derecho internacional no permite que los países invadan los territorios de otros sin permiso, aunque Rusia parece que está acostumbrándose a incumplir esta norma.

Por esta razón, ciertos grupos políticos en Suecia han comenzado a solicitar el rearme del ejercito sueco y el restablecimiento del servicio militar obligatorio.

Sin embargo, la Sociedad Sueca de la Paz y el Arbitraje, cree que lejos de invertir 1’9 billones en armamento, es más fácil asustar al enemigo con lo que más teme, un simpático marinero gay.

“The Singing Sailor” el nuevo escudo de defensa anti rusos.

rusia y el colectivo gay 1

Desde hace unos años Rusia vienen imponiendo dentro de su territorio fuertes políticas homófobas con las que según ellos pretenden proteger de la “propaganda homosexual” a los menores de edad.

Esta campaña ha hecho que el gobierno prohiba manifestaciones de derechos LGBT, anuncios, prensa, campañas publicitarias con personajes homosexuales, o censurando escenas de series y películas que muestren, por ejemplo, un beso homosexual.

El amor homosexual molesta en Rusia, mientras que la violencia o el sexo explícito heterosexual no parece amenaza la pureza de los “menores”, y digo menores entre comillas porque estas acciones se restringen de cara a todo el pueblo ruso, y no sólo a menores de 18 años.

Si tanto miedo tienen a los homosexuales, asustémosles.

rusia y el colectivo gay 2

La Sociedad Sueca de la Paz y el Arbitraje puede presumir de curriculum ya que fue fundada por el premio Nobel de la paz Klas Pontus Arnoldson en 1883 y es la organización pacifista más antigua del mundo.

Además, Suecia fue el primer país del mundo en despenalizar la homosexualidad en 1944, y desde entonces el amor entre parejas del mismo sexo está completamente normalizado.

Así que un poco para llamar la atención sobre la homofobia rusa y en parte para hacer reflexionar a los ciudadanos suecos sobre la inversión en armamento, ha lanzado la campaña “The singing sailor”.

“Si las armas funcionaran como un método de resolución de conflictos, habríamos tenido paz en el mundo hace mucho tiempo.”

En clave de humor, pero no de broma.

rusia y el colectivo gay 3

Aunque la campaña derrocha humor por los cuatro costado ha sido ideada con el apoyo del colectivo LGBT y un gran despliegue en internet.

La imagen de neon que acompaña el artículo no es un montaje por ordenador, sino que ha sido instalado realmente bajo las aguas de la frontera del archipiélago sueco para que pueda ser admirado por los submarinos rusos adyacentes.

Además y por si esto fuera poco, el dispositivo emite un mensaje en código morse que repitr todo el tiempo las palabras “This way if you are gay” -Continúe si es usted gay-.

Imaginamos que ante tal derroche de “propaganda homosexual” los militares rusos preferirán dar la vuelta y volver a casa.

Fuente: Distractify y Arbetar för en fredligare värld

Publicado en Miscelánea