Estamos tan habituados a vivir entre dispositivos electrónicos y cámaras de video que nunca nos preguntamos quién esta mirado al otro lado, pero lo cierto es que cualquiera puede estar observándonos.

En principio, cada cámara con conexión a internet, es una ventana a nuestro mundo privado que cada cual elige cuando abrir o cerrar para mostrar su vida a sus familiares y amigos.

Sin embargo, como cualquier ventana sin cortinas, una webcam puede convertirse en una especie de ventana indiscreta desde la que alguien puede seguir nuestros movimientos.

El delito de acoso y espionaje a través del “hackeo de una webcam” ha crecido exponencialmente en los último años, un riesgo a nuestra privacidad que puede evitarse colocando una pequeña pegatina delante de la cámara de nuestro ordenador.

No te pierdas este cortometraje basado en una historia real, en la que un hacker pasó meses observando a una joven a través de su ordenador portátil. No lo pienses más, protégete.

Original: Webcam [Short Film]

Publicado en Miscelánea