Muchas personas se sorprendieron tremendamente al observar las impactantes imágenes del antes y después de 8 mujeres culturistas que se pasaron con los esteroides.

El debate en el foro no fue menos controvertido con el artículo 24 fotografías de culturistas hipertrofiados que se pasaron de la raya… varios kilómetros, donde un lector explicaba sus dudas sobre la veracidad de las imágenes de estos hombres que presentaban un cuerpo absurdamente musculado. Y es que es cierto que las imágenes parecen irreales, pero desde luego no son imposibles como podrás observar en el siguiente video.

Romario Dos Santos Alves es un culturista que en su afán por crear músculo recurrió a sustancias como el Synthol, un aceite que está compuesto principalmente de ácidos grasos y en menor medida de alcohol benzílico y lidocaína.

Este aceite sintético es utilizado para expandir los músculos cuando estos se niegan a crecer más, debido a que han alcanzado su máximo. El resultado es un cuerpo antinatural que roza lo imposible.

En el caso de Romario, su obsesión le ha llevado a arriesgar más de la cuenta, provocándose serios problemas de salud. Llegando a tener programada la extirpación quirúrgica de uno de sus brazos, y se encuentra a la espera de saber si podrá conservar el otro.

Una historia de obsesiones, que nos vuelve a poner de manifiesto la delgada linea que separa el culturismo de otras enfermedades psicológicas en torno a la propia imagen como la vigorexia.

Original: Muscle Injections Almost Cost This Man His Arms

Publicado en Insólito