Somos amantes de los animales, pero es verdad que nos gusta mantener alejadas de nuestros hogares a cierto tipo de “visitas” non gratas. Me vengo a referir a cierto tipo de insectos, así como ratones o similares.

Es cierto que les debemos mucho a los más de 200 millones de especies de insectos que existen ya que, además de ser los principales polinizadores, son responsables de la eliminación de un alto porcentaje de la materia orgánica del planeta. Pero todos sabemos cómo reaccionamos cuando vemos una araña o algo parecido en nuestra casa.

Generalmente, su aspecto desagradable es un generador en potencia de gritos y zapateos. Nos gusta respetar la naturaleza, pero nadie quiere tener una araña dentro de casa, o una cucaracha acechando la comida.

Es por ello que hemos encontrado una manera eficaz, 100% natural, que funciona como repelente para insectos, así como para pequeños roedores. Totalmente libre de toxinas e insecticidas que contienen la mayor parte de los productos anunciados por televisión contra las plagas, este repelente también nos proporcionará un olor bastante agradable para el hogar. ¿Queréis saber de qué se trata?

Un repelente natural que “invita” a insectos y ratones a irse por donde han venido

menta_1

El elemento estrella de nuestro repelente es la menta fresca, un tipo de hierba aromática de gran difusión muy apreciada por su refrescante fragancia, así como por sus propiedades terapéuticas y cuyo sabor es fantástico en algunas recetas.

Y es que el olor a menta, contrariamente a nosotros, les desagrada mucho. A continuación, te mostraremos varias opciones para usar esta hierba como repelente:

– Prepara té de menta concentrado y después pon el líquido en una botella con atomizador y pulveriza los rincones, detrás de los muebles y, en definitiva, en cualquier lugar por donde creas que pueden entrar. Esto no solo les mantendrá alejados sino que, además, estarás proporcionado una fragancia muy refrescante a tu casa.

También puedes usar este mismo sistema echando una cucharada generosa de extracto de menta piperita en una taza de agua.

ATENCIÓN: no uses aceite de menta, ya que este contiene varios pesticidas naturales que actúan como veneno si se lo comen.

– Mezcla jabón de menta en tus productos de limpieza habituales para fregar el suelo, encimeras etc.

– También puedes hacer bolsitas de té de menta para los cajones, repisas o armarios, para evitar que estos pequeños visitantes profanen tus enseres personales.

– Coloca un puñado de pastillas de menta en una bolsa de plástico, ciérrala y machácalas hasta hacerlas prácticamente polvo. Esparce este polvo por las zonas donde hayas visto ratones o, en su defecto, sus excrementos.

También puedes llenar una botella con atomizador con 2 cucharadas soperas de este polvo, 2 tazas de agua caliente y 1 cucharada de lavavajillas, para después rociar las zonas que creas conveniente.

Vía: worldofhealth365
Fuente: defensanimal

Publicado en Hogar