El departamento de Policía de Sussex, Inglaterra, ha difundido un vídeo que recoge los momentos previos a un accidente mortal de coche. En la grabación podemos ver a Kyle Careford y Michael Owen, de 20 y 21 años respectivamente, circulando a toda velocidad por las calles de la ciudad, aparentemente bajo el efecto de el alcohol y las drogas.

El siniestro tuvo lugar el pasado 12 de abril, cuando el Renault Clio en el que viajaban los jóvenes, se estrelló contra la pared de una iglesia de la parte este de la ciudad. El vehículo dio dio varias vueltas de campana para terminar boca abajo, matando a los jóvenes ocupantes en el acto. Michael, el copiloto, grabó cómo Kyle circulaba a casi 100 km/h por las carreteras rurales y las calles de la localidad.

El vídeo fue difundido, con expreso consentimiento de los padres de los jóvenes, para contribuir a la concienciación de los conductores más jóvenes.

“Si este vídeo logra evitar que una persona cometa el mismo error, entonces de algo bueno habrá servido publicar este vídeo”, comentaba Kate, la madre de Michael. “Espero que la grabación tenga un impacto en los jóvenes y les haga ver cómo un poco de diversión puede tener consecuencias devastadoras”, concluye.

A continuación compartimos con vosotros estas duras imágenes que, al igual que esperan sus padres, esperamos que sirvan como elemento concienciador para todos.

Fuente: Sussex Police

Publicado en Miscelánea