La razón por la que debes quitarles el abrigo a tus hijos antes de ponerles el cinturón de seguridad

Enlace patrocinado
por Joaquin Martin de Consuegra
el 25/11/2016 en Niños

Con el invierno a la vuelta de la esquina en el hemisferio norte, lo más normal es que las prendas de abrigo nos acompañen allá donde vayamos.

Si nos preguntan si quitamos el abrigo a nuestros hijos a la hora de subirlos al coche, la mayoría de nosotros contestaremos que no. Este inocente acto es en realidad más peligroso de lo que parece y os vamos a explicare el porqué.

Los abrigos, en especial los más gorditos, crean un espacio entre el cinturón y el pecho del niño que está compuesto prácticamente de aire. Esto hace que el niño no vaya realmente sujeto todo lo bien que debería.

consejos para ninos y cinturon de seguridad

Esto es lo que nunca debemos hacer

En un accidente este espacio puede propiciar que el niño salga despedido por el hueco del cinturón, o que el cuerpo del niño se doble hacia delante de manera rápida y peligrosa.

Por supuesto todo depende de varios factores: lo voluminoso que sea el abrigo, si es de un material resbaladizo (impermeables), lo fuerte que apretemos los cinturones, la velocidad del impacto, etc.

La prueba más fiable para saber tu hijo esta bien sujeto es introducir uno o varios dedos por debajo a del cinturón y a la altura del hombro. Si caben 2 dedos o más, el cinturón está demasiado flojo.

La recomendación es, por tanto, colocar el cinturón del pequeño sin el abrigo puesto y luego colocárselo por encima o arroparlo con una manta. De este modo el niño irá seguro y calentito.

Fuente: Just News, Bebesymas, artículo por La Voz del Muro

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más