Hoy seréis testigos de unos de los momentos más mágicos y hermosos que hemos tenido el placer de compartir con vosotros durante todo este tiempo. Se trata de una escena protagonizada por el pequeño Jackson, de solo 2 añitos de edad, quien recientemente ha visitado Disney World con su madre, Amanda Coley.

Jackson es autista, por lo que tiene dificultades para expresarse verbalmente y socializar con los demás, salvo con la gente de su entorno inmediato. Su madre temía que el pequeño sufriera alguna crisis por estar rodeado de tantas personas desconocidas en el parque temático.

Sin embargo, los miedos de Amanda se despejaron por completo cuando Jackson conoció a Blancanieves. No solo interactuó con ella, sino que no podía dejar de mirarla, sonreírle e incluso abrazarse a sus piernas.

Amanda, emocionada por la escena, decidió compartir el vídeo en Youtube. “Fue increíble ver que reaccionara así con alguien, que le sonriera y la mirara de esa manera. Nunca le había visto hacer esto con alguien que no fuera su papá, sus hermanos o yo. Habré llorado 1.000 lágrimas mirándolo interactuar con ella. Estaba realmente enamorado“, escribía en la descripción del vídeo.

Os aseguro que el momento que estáis a punto de ver es mágico, pero no como los de los cuentos de hadas, sino de los que traspasan el corazón.

Vía: Amanda Coley

Publicado en Familia