¿Alguna vez te has visto en la tesitura de tener que pedir ayuda a un tendero, funcionario o vendedor poco colaborador? ¿Cuál fue el resultado? ¿Triunfaste, o por el contrario volviste a casa enfadado y con las manos vacías?

Por regla general (y generalizar es simple equivocarse), los trabajadores de cara al público que ostentan posiciones de poder y responsabilidad suelen regirse por normas de atención demasiado rígidas. Hay quien cree que son personas difíciles por naturaleza, pero lo cierto es que la mayoría de ellos deben soportar cientos de reclamaciones de clientes a lo largo del día. Semana tras semana y año tras año.

Una excesiva carga de trabajo y los nervios de los clientes -que de todo hay…-, suelen crear situaciones tensas e incomodas en las que todos los participantes se muestran poco colaboradores.

Sorprendentemente hay personas que consiguen poner la situación de su parte gracias a ciertos trucos. La blogger Jessica Winter, por ejemplo, afirma haber puesto en práctica una curiosa técnica de lenguaje corporal para ganarse el favor de los trabajadores de las aerolíneas.

Una interesante postura que podría marcar la diferencia. Descúbrela con nosotros.

La técnica del brontosaurio bondadoso

el brontosaurio bondadoso 3

El brontosaurio bondadoso, es una simpática técnica de persuasión que utiliza la amabilidad y el silencio como herramientas para ganarse la buena voluntad de los empleados con responsabilidad u otras figuras de autoridad.

De acuerdo con la descripción realizada por Jessica Winter, antes de poner en práctica la figura del brontosaurio, debemos tener claro cuál es el objetivo que necesitamos que la figura de autoridad realice en nuestro favor.

¿Cómo ser un brontosaurio bondadoso?

Tras realizar la petición y recibir la primera negativa, deberemos adoptar la técnica del brontosaurio bondadoso para provocar una reacción positiva en nuestro interlocutor.

el brontosaurio bondadoso 1

1. Permanece en silencio e inclínate ligeramente hacia delante con las manos suavemente entrecruzadas insinuando una súplica cariñosa y amable. 

2. Deberás permanecer frente a él. A la vista, lo suficientemente cerca como para que no pueda escapar de tu presencia. No debes aproximarte ni invadir su espacio personal, eso lo haría alguien enfadado y agresivo lo que provocaría su rechazo, algo que queremos evitar.

 

el brontosaurio bondadoso 4

3. Debes mantener una mirada amable y la vista fija en su rostro en todo momento.

4. Tu lenguaje corporal debe ser relajado, todo en ti debe transmitir paz y bondad.

5. No hables a menos que te pregunte. Permanece mirándole en silencio con cara amable, para provocar que el silencio le empuje a resolver tu problema. Conforme vaya dándote razones, incluso si son opuestas a tu petición, asiente empáticamente, como si entendieras sus argumentos. Aún así, permanece sonriente y mirándole fijamente en la postura del brontosaurio bondadoso. Nadie querrá partirte el corazón, y preferirá ayudarte.

Cuando un cliente se pone a dar explicaciones, hacer aspavientos, subir la voz.. pierde la razón. Esto sirve de excusa inmediata para que la figura de autoridad desvíe la atención y prosiga con el siguiente cliente.

Sin embargo, el silencio amable y la actitud petitoria, no deja alternativa.

La ciencia detrás de la postura del Brontosaurio amable. el brontosaurio bondadoso 2

Según la experta en lenguaje corporal y comunicación, la doctora Lillian Glass, la postura del brontosaurio bondadoso es respetuosa y transmite humildad. La otra persona no te percibe como una amenaza, sino como alguien a quien puede auxiliar.

Las manos entrecruzadas y el cuello inclinado hacia delante, transmiten el poder a la figura de autoridad. Él es el león de la selva y tu requieres su inestimable ayuda, esto le hace sentir importante.

Todo ello, unido al silencio, una de las armas de persuasión más poderosas que existen, provoca que se ponga en marcha la resolución del conflicto.

¿Qué opinais vosotros? ¿Crees que la técnica del brontosaurio bondadoso será efectiva?

Yo creo que el silencio y la mirada fija y amable, pueden incomodar tanto al trabajador, que pueda sentirse predispuesto a zanjar la situación para volver a sentirse tranquilo y proseguir con el trabajo. Ya lo decía mi abuela, se gana más haciéndose el tonto que yendo de listo por la vida. 

Fuente: independent.co.uk y deadbees.net Traducción y adaptación Lavozdelmuro.net

Publicado en Miscelánea