Todos los que tenemos carnet de coche, antes o después, terminamos enfrentándonos a las multas de aparcamiento. Incluso cuando creemos que no hemos cometido ninguna infracción, de repente ¡zas!, encontramos una “receta” en el limpiaparabrisas. 

Eso es precisamente lo que le pasó a una residente de Providence, EE.UU. Al parecer, aparcó su vehículo 55 segundos antes de la hora en que podía hacerlo con total libertad. Una injusticia, sí, pero estas cosas ocurren todos los días.

El juez que revisó su caso, por su parte, no pudo evitar tomarse a guasa toda la vista. Esto hizo que la infractora se relajara un poco, pues alguien que no esté acostumbrado a estar en presencia de un juez estaría del todo tranquilo. 

Ella le explicó que en el reloj de su vehículo marcaba exactamente las 10, hora en la que podía aparcar tranquilamente, lo que provocó aún más la risa del juez. Por tanto, ni la mujer pretendía cometer una infracción, ni el magistrado estaba dispuesto a perder más su tiempo con el asunto.

Lo cierto es que el vídeo no tiene ningún desperdicio. Para conocer la resolución del juez, os invito a que le deis al play:

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
https://www.youtube.com/watch?v=kxPgia7-QRg