quintillizas_Dionne_23

Todos hemos oído hablar de niños prodigios que han sido explotados por personas cargadas de codicia, para exprimir sus talentos durante años. No obstante, no hay historia igual que la de las quintillizas de Dionne, cinco hermanas que experimentaron la infelicidad, desde el momento en que nacieron, pues fueron explotadas tanto por el gobierno, como por sus propios padres.

quintillizas_Dionne_4

El 28 de mayo de 1934, en una granja en la aldea de Corbeil, Ontario, cerca de la frontera de Quebec, una madre franco-canadiense, Elzire Dionne, dio a luz a cinco niñas idénticas – Annette, Emilie, Yvonne, Cecile, y Marie-. Nacidas de manera prematura adelantándose dos meses, pocos esperaban que las niñas sobreviviesen, incluida su madre, pero las pequeñas se aferraron a la vida de una forma admirable. Las mujeres de las aldeas cercanas les traían leche materna y la Cruz Roja Canadiense envió enfermeras y una incubadora. Se convirtieron en las primeras quintillizas documentadas que lograron sobrevivir y en todo un símbolo durante la Gran Depresión.

quintillizas_Dionne_2

Al igual que su llegada al mundo fue un hecho completamente insólito, también lo fue la decisión tomada por el Primer ministro de Ontario, Mitchell Hepburn, que aconsejado por el Dr. Allan Roy Dafoe –el médico que recibió a las niñas–, les retiró la custodia al matrimonio formado por los agricultores Oliva Edouard y Elzire Dionne, argumentando una posible explotación comercial por parte de los progenitores, cuando estos firmaron un contrato para exhibir a las pequeñas en la Exposición Universal que se celebraba ese año en Chicago.

quintillizas_Dionne_10

Sin embargo, fue bajo la custodia del Estado cuando las chicas se convirtieron en la atracción turística más grande de Canadá. Se creó un complejo exclusivo, con toda clase de lujos y confort, para que viviesen. Los visitantes podían ver a las niñas, a través de unos cristales que rodeaban el patio, tres veces al día. Desde el interior, el vidrio estaba cubierto de pantallas de malla fina para ocultar a los espectadores, pero las chicas podía ver sus sombras. Se habían convertido en una atracción turística que a diario recibía un promedio de siete mil curiosos que pagaban una entrada para poder verlas.

quintillizas_Dionne_15

quintillizas_Dionne_16

Sus padres empezaron a mover los hilos legales pertinentes para recuperar la custodia de sus hijas, quienes pasaban la mayor parte del tiempo haciendo anuncios y protagonizando películas de Hollywood. Fue tal la fama que adquirieron que incluso la reina consorte de Reino Unido, Isabel, quiso conocer en persona a las pequeñas en 1939. Cuando las niñas contaban con 9 años de edad, un tribunal les devolvió la custodia al matrimonio Dionne, por lo que estas regresaron a vivir con sus padres biológicos.

quintillizas_Dionne_5

Tras conseguir de nuevo la custodia de sus hijas, sus padres continuaron explotando sin mesura a las pequeñas, viendo en ellas la oportunidad de capitalizar y ganar dinero, prestando su imagen para cualquier tipo de solicitante. Las estimaciones en cuanto a lo que pudieron ganar rondan los 500 millones de dólares canadienses, que hoy equivaldrían a unos 3 mil millones de dólares.

quintillizas_Dionne_19

En 28 de mayo de 1952, las quintillizas cumplieron 18 años. Su primera decisión como adultas fue abandonar por completo este negocio de explotación que las marcaría durante el resto de su vida. La segunda cosa que hicieron fue abandonar el domicilio familiar para emprender sus propias vidas. Emile, ingresaría en un convento para ordenarse monja, pero cuando tenía 20 años murió ahogada en la bañera a causa de un ataque epiléptico. Cécile, Annette y Marie Reine se casaron a los 23, y años más tarde se divorciarían de sus respectivos maridos. Yvonne sería la única que permaneció soltera.

quintillizas_Dionne_21

Marie Reine moriría a los 35 años de edad a consecuencia de una trombosis cerebral. Yvonne, moriría en 2001, a los 67 años de cáncer. Actualmente solo continúan con vida Cécile y Annette, de 80 años de edad. Dado que las quintillizas nunca pudieron disponer del dinero que habían ganado, interpusieron al Estado una demanda por la que recibirían 4 millones de dólares a cada una de las hermanas que seguían con vida en 1998. Yvonne, Annette y Cécile escribieron el libro “secrets de famille” en el que cuentan, desde su perspectiva, lo que tuvieron que vivir a lo largo de su publicitada y trágica vida.

quintillizas_Dionne_22

Fuente: Wikipedia (Quintillizas Dionne), pbs, supercurioso, operamundi-magazine

Publicado en Insólito