Esta imagen sorprendente corresponde a la franja de agua en la que el río Mississippi se junta con el Golfo de México. La fotografía se ha hecho bastante famosa, aunque por los motivos erróneos.

Casi siempre que veis esta imagen, lo más probable es que venga acompañada de una frase que suele contener información falsa: “que si es un fenómeno natural“, “que estas aguas nunca llegan a mezclarse“, “no hay una explicación para este fenómeno“…

Bien, pues sí que hay una explicación, y no es precisamente un fenómeno natural. La triste realidad es que este fenómeno es debido a la contaminación y, por muy bonita que nos parezca la imagen, es un problema bastante grave.

El río Mississippi es uno de lo más grandes del mundo y, probablemente, el más importante de los EE UU. El 41% del territorio estadounidense acaba desembocando en él. La mayoría de las tierras cercanas al Mississippi están destinadas al cultivo. Esto hace que todos los fertilizantes, pesticidas y demás productos utilizados para la agricultura, acaben llegando inevitablemente al río.

Doce millones de personas viven en núcleos urbanos cercanos al Mississippi y las aguas residuales de todos ellos desembocan también en el río. Todos estos vertidos contienen grandes cantidades de nitrógeno y fósforo que favorecen la aparición de fitoplancton.

La aparición de grandes cantidades de fitoplancton hace que aumente el zooplancton, ya que los segundos se alimentan del primero. El resultado final de todo esto es un lecho marino cubierto de una inmensa cantidad de residuos de fitoplancton y zooplancton. Al descomponerse, esta materia consume un gran cantidad de oxígeno del agua y se produce lo que llamamos zonas hipóxicas de agua.

Estas zonas hipóxicas suelen ser más frecuentes en verano, mientras que el resto del año no suele distinguirse esta línea de separación. La proliferación de estas aguas es un auténtico problema, ya que producen una menor biodiversidad en sus aguas.

La Zona Muerta -que es como se conoce esta franja de agua- es una prueba más de que las acciones del hombre tienen serias consecuencias en ciertos entornos. Así pues, la próxima vez que veáis una imagen de estas aguas, seguro que os parece algo menos bella.

Fuente: snopes, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Animales