La verdad tras los sueños lúcidos y cómo dominarlos

Enlace patrocinado
por Kike Pérez
el 26/10/2016 en Varios

¿No sería sensacional poder controlar tus sueños y vivir experiencias increíbles dentro de ellos?  Encontrar, por ejemplo, soluciones creativas a tus problemas o inventar nuevos modelos de negocio ¿Y qué me dices de idear escapadas y planes memorables que luego puedas trasladar a tu vida real, rodeado de familiares y amigos? O incluso revivir los momentos más especiales de tu vida. Suena genial, ¿verdad? Pues deja de imaginar y aprende a controlar tus sueños con esta técnica.

Los sueños lúcidos

Shutterstock

Shutterstock

Un sueño lúcido es aquel en el que el sujeto es consciente que está soñando, siendo capaz de tomar las riendas y alterar el desarrollo del mismo. Esta lucidez onírica se puede dar de forma espontánea, o bien ser inducida mediante prácticas y ejercicios especiales.

El escritor y especialista en sueños Léon d’Hervey de Saint-Denys, fue el primero en acuñar el término en 1867, dotándolo de cierta praxis científica y psicológica en su libro: Los sueños y los medios para dirigirlos. Sin embargo, el hombre lleva utilizando los sueños lúcidos desde tiempos inmemoriales y casi todas las civilizaciones antiguas tienen una profunda relación mística, chamánica o mágica con este tipo de sueños.

Gracias a los escáneres cerebrales y otras técnicas, la ciencia ha podido investigar más profundamente este fenómeno y confirmar su existencia apartándolo del esoterismo, demostrando que nuestras ondas cerebrales cambian durante el proceso. El sueño lúcido no es vigilia, pero tampoco es fase REM. Es un estado alterado de conciencia entre medias de ambos.

Tal vez habréis oído hablar de la hipnosis guiada, una técnica llevaba a cabo por psicólogos y especialistas del sueño para tratar las pesadillas, fobias y síndromes post-traumáticos. También para rememorar sucesos importantes que deben ser recordados con fines curativos. Pues bien, los sueños lúcidos son similares a la hipnosis guiada, solo que en este caso nosotros somos nuestros propios guías, sin intermediarios de un tercero.

¿Qué se puede hacer en un sueño lúcido?

Como decíamos al principio, las posibilidades del sueño lúcido son casi infinitas. Podrás volar, visitar grandes ciudades y monumentos, otros planetas, experimentar al sensación de salvar el mundo, vivir en el futuro, hablar con tus seres queridos que ya no están o con tus descendientes futuros. Los límites solo dependen de tu imaginación, control y objetivos.

Shutterstock

Shutterstock

Hay personas que utilizan los sueños lúcidos como metodología para hallar soluciones creativas a sus problemas y desafíos laborales. Otros, en cambio, para encontrar maneras de ser más dinámicos y felices con sus familiares y amigos. También hay quien solo domina la técnica con fines lúdicos y terapéuticos, pues despertar de un sueño increíble y placentero tiene un gran impacto en nuestra jornada diaria.

No es peligroso, pues el control nos permite continuar el sueño o despertar. De lo contrario sería un simple sueño, con su misma peligrosidad. Señalar, eso sí, que el sueño lúcido mantiene activas al mismo tiempo la región cerebral de la vigilia y del sueño, por lo que ninguna de ellas descansa. Es por eso que este ejercicio debe utilizarse durante un corto período de tiempo, como una siesta y con la intencionalidad de alcanzar este estado de semi incosciencia. Si lo que buscamos es descansar, debemos recurrir al sueño tradicional. 

¿Cómo lograr un sueño lúcido?

La clave de todo sueño lúcido es lograr la consciencia onírica, y para ello puede recurrirse a diversas técnicas visuales, de adormecimiento o de toma de consciencia durante el sueño. Debes saber que estas técnicas, como cualquier otra, requieren de aprendizaje y práctica. Nadie aprende a tocar el violín en un día, ni a dominar el sueño lúcido en una siesta.

Para tener un sueño lúcido se necesitan dos cosas:

  • Un sueño vivido que todavía seas capaz de recordar cuando te despiertes.
  • Ser capaz de descubrir algo imprescindible para tomar el control del sueño que estás teniendo. 

Para ello, comenzaremos a registrar todos nuestros sueños en un diario. Nada más levantarnos por la mañana, trataremos de registrar con el mayor detalle posible lo que hemos soñado. Aún no tenemos control sobre ellos, pero gracias al diario iremos aumentando la comunicaciones entre nuestro cerebro consiente e inconsciente.

Cuando comprobemos que empezamos a recordar con más y mayor frecuencia lo que ocurre en nuestros sueños, es el momento de encontrar una manera, un indicador, que nos haga tomar conciencia de que estamos soñando.

Para ello se utiliza lo que llamamos comprobación de la realidad, una acción imposible en el mundo real que delata al sueño. Por ejemplo:

  • Respiración. Cierra la boca y cúbrete la nariz. ¿Puedes respirar?
  • Saltar. Salta en el aire. ¿Puedes flotar como una pluma o despegar en el aire?
  • Girar una moneda, ¿se detiene o continua girando hasta el infinito?

Las leyes físicas no rigen en el mundo de los sueños, y siempre son un buen indicador para tomar conciencia de él. El truco es usar siempre el mismo, tanto en el mundo real como en el sueño.

Cada vez que te encuentras con un signo de sueño debes realizar una revisión de la realidad, aunque sepas a ciencia cierta que estás despierto. Tu diario de sueño te ayudará a descubrir tus propias señales de sueño personal, distinguirlas y tomar conciencia. Cuando logres esto, estarás listo para la siguiente fase: controlar tu sueño.

Planificación del sueño

Has hecho tu comprobación de la realidad y resulta que estas soñando, ¿y ahora qué? Efectivamente, no se puede conducir un sueño sin un plan.

Shutterstock

Shutterstock

Como decíamos, el sueño lúcido depende de nuestro objetivo, y por eso es mejor desarrollar o escribir un guión que nos permita ir concatenando una serie de eventos o fases. Con su principio y final.

Cuando tengamos claro qué queremos lograr, ya sea tener una idea o diversión, es el momento de tumbarse y dormir. Una vez dormidos realizaremos nuestra comprobación de la realidad y, si tomamos consciencia de estar en el mundo de los sueños, es el momento de comenzar con nuestro guión.

Esta sería la explicación más o menos pormenorizada. Si quieres convertirte en un experto y dominar por completo el  sueño lúcido, existen diversos procedimientos y trucos que puedes aprender. Te recomendamos que compres un buen libro sobre el tema y te empapes de toda su filosofía.

Fuentes: fishki.netdormir.org, wikipedia.com

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más