10. Implante de barba

El aclamado vello facial puede ser colocado con un procedimiento conocido como extracción de la unidad folicular donde básicamente los doctores extraen los pelos de la cabeza con folículos uno a uno y los implantan en la cara del desbarbado.

El proceso quirúrgico no es muy distinto al de cualquier injerto capilar: el lugar clásico del que tomar el cabello es la parte de la nuca y, una vez tomado el pelo, se puede implantar en la cabeza, en los brazos, en las piernas o en la cara.

Una vez implantada, la barba se cae y a los tres meses vuelve con el ciclo natural del pelo. La afeitas, la recortas y puedes hacer lo que quieras con ella.

 

9. Hi Def Liposculpture

Millones de hombres alrededor del mundo se esfuerzan por ejercitarse para marcar su abdomen y así tener los siempre deseables “cuadritos”.

Sin embargo, para algunos es imposible conseguirlos, no importa lo disciplinados que sean en sus entrenamientos.

El dichoso secreto está en una cirugía llamada grabado abdominal, y se trata de un procedimiento para cambiar la forma y el contorno de la almohadilla de grasa abdominal, para proporcionar a los pacientes un vientre más plano. Es decir, la cirugía elimina una pequeña cantidad de grasa alrededor de los contornos musculares naturales del paciente y da forma o moldea el abdomen para crear un contorno más atlético.

 

 

8. Bótox para tener “cara de poker”

Una noche de poker con amigos nunca antes pudo ser tan tensionante. Si lo que quieres es ganar a través de la inteligencia emocional, puedes aplicarte bótox unas horas antes de la gran jugada.

Pues para poner esa “cara de poker” ya no necesitarás ser un experto del engaño, sino simplemente pasar por el quirófano.

Jack Bery, un doctor de Nueva York, ofrece inyecciones de bótox en la cara para facilitar esta expresión (o, mejor dicho, inexpresión). Esto se debe a que las toxinas del bótox son capaces de paralizar los músculos faciales (por eso evita las arrugas).

 

7. Umbilicoplastia

La cirugía de ombligo, también conocida como umbilicoplastia, es un procedimiento de cirugía estética que se realiza para cambiar el tamaño, forma y/o posición del ombligo para hacerlo ver más “estéticamente agradable”. Cada vez más personas quieren que sus ombligos se vean perfectos y con esta cirugía lo pueden lograr.

La cirugía de ombligo implica básicamente hacer que un ombligo prominente se vea más plano o hacer que sea un poco menos evidente al disminuir el tamaño del agujero.

 

6. Implante de silicón en el cráneo

Esta cirugía se la practican todos aquellos que durante años han sufrido por su baja estatura. Consiste en colocar un implante de silicón sólido entre el cráneo y cuero cabelludo, cuya cicatriz la cubre perfectamente el cabello.

Esta operación permite crecer entre tres y cinco centímetros.

Los médicos aseguran que el silicón implantado en la cabeza es más seguro al que se utiliza en los senos y su costo es superior a los cinco mil euros.

 

5. Implantes subdermicos

El origen de la palabra proviene de la descomposición de la misma: “sub” (debajo) y “dérmico” (piel). Pues esto es lo que son: implantes debajo de la piel, pero ¿qué es lo que se implanta?: silicona médica.

Así es, se colocan bolitas, barras, anillos o pequeños tubos de silicona médica debajo de la epidermis, provocando estos realces en la piel. Con estos anillos no sólo se crean cuernos en la frente, al igual que con los tatuajes o perforaciones, la imaginación es el límite. Los realces en la piel van desde cuernos, hasta escamas o simulaciones de pieles de animales.

 

4. Testículos artificiales para las mascotas

Muchos humanos se resisten a castrar a sus perros porque sienten que dañarán su autoestima de una forma irreparable a la hora de extraerle los testículos.

Gregg Miller, un empresario estadounidense, vio en esta empatía hacía la virilidad canina y decidió crear unos implantes de testículos para perros.

La idea puede sonar descabellada, pero al parecer muchos dueños están dispuestos a pagar de 116 a 600 dólares por un par de testículos de polipropileno o silicona para que sus canes no extrañen “sus encantos” después de ser esterilizados.

 

3. Muñeco Ken de la vida real

Rodrigo Alves es un asistente de vuelo de origen brasileño de 30 años de edad que quiere vivir en un mundo de Barbie, el cual ha pasado por 20 procedimientos cosméticos para parecerse al muñeco Ken. Se ha autoproclamado adicto a la cirugía plástica y gastado cerca de $ 170.000 en su obsesión.

Sus numerosas cirugías incluyen tres trabajos de nariz, liposucción de mandíbula, moldeado de la pantorrilla, implantes pectorales y una operación de esculpido abdominal. También tiene tratamientos de Bótox dos veces al año, toma tabletas de colágeno, pastillas anti-retención de agua y suplementos de crecimiento para el pelo.

 

2. Chica que se parece a elfo

Una chica japonesa, actriz porno se hizo una cirugía estética para parecerse a un elfo. No hay explicaciones coherentes, estos trastornos psicológicos cada vez más aparecen en personas jóvenes.

Desde que se publicó su foto, esta actriz japonesa causa revuelo y múltiples comentarios en redes sociales.

Se llama Rina Nanase y su obsesión por las cirugías plásticas la llevo a dar un cambio absolutamente radical, ya que su rostro se ha convertido en lo más parecido a Dobby, el elfo de Harry Potter.

 

1.1ra cirugía plástica

Pero, sin lugar a dudas, fue el alemán Jacob Joseph a quien le debemos el origen de la cirugía estética tal y como la conocemos en la actualidad. Este cirujano realizó la primera intervención plástica en un niño para corregirle las orejas separadas. Tres años después de esta operación, en 1899, llevó a cabo una reconstrucción nasal que, además de eliminar el problema estético que presentaba el paciente, se preocupaba por ocultar la fea cicatriz que quedaba.

 

 

Estos son resultados muy extraños.

Publicado en Insólito