En más de una ocasión habrás oído que hay que comer de aquí y de ahora, también resumido como “comer de temporada“. Pero, ¿por qué es mejor que no hacerlo?

1. Es bueno para la economía local

Consumiendo productos que no han sido importados de otras zonas ayudamos a favorecer la producción local y a promover el comercio de proximidad. Además, es más fácil conocer la zona de donde se originan tus alimentos. ¿Por qué comer nueces de California con la de nogales que hay en Albacete?

Con ingresos, los productores y vendedores locales utilizarán sus recursos en la misma comunidad, generando riqueza y empleo en su zona.

2. Reduces tu huella de carbono

Los medios que transportan los productos de lugares lejanos provocan elevadas emisiones de CO2, agravando el cambio climático, instaurado en nuestros días más que patentemente. ¿Has pensado que tu kiwi neozelandés puede haber recorrido casi lo mismo que Frodo y Sam con el anillo único sólo para llegar a tu plato? Busca los de Asturias, ¡no sé si mejores de sabor, pero mucho más responsable!

3. Consumes más producto fresco en su momento ideal

En la era de lo artificial, más natural no tiene por qué significar forzosamente más saludable, pero fresco sí suele ser sinónimo de salud y, sobre todo, garantía de sabor, olor, apariencia y madurez. ¿O es necesario comer fresas todo el año? ¡Espérate a que vengan los fresones de Huelva!

4. Son más baratos

Consumir en el mejor momento para adquirir también suele tener un beneficio económico: su aumento de presencia en el mercado hace que su coste disminuya. ¡Pruébalo! Existen muchas variedades, sobre todo de fruta, que se cultivan de manera intensiva todo el año pese a que su temporada es una u otra. 

Para comprar legumbres americanas, ¡inténtalo con alguna de las variedades españolas, hay más de diez!

 5. Permite variedad gastronómica y de colores en tu alimentación, según estaciones

Es la mejor excusa para aprender a cocinar platos de lo más variopintos, con muchos colores diferentes. ¿Te apetece un puré caliente en invierno? Prueba el de calabaza. Pero seguro que en verano prefieres más una macedonia, o una ensalada. Cada estación tiene un clima, ¡también unos alimentos!

La mejor manera de buscar platos distintos es ganar en variedad, y la variedad se gana consumiendo del lugar y del momento.

Bonus track: Porque lo advierte la FAO con una frase tan tajante como “O construimos un futuro para todos o no habrá un futuro aceptable para nadie“.

Y si quieres saber cuánto toca qué, quizá este póster del MAGRAMA te ayuda:

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
http://www.alimentacion.es/imagenes/es/p%C3%B3ster%20calendario_tcm5-60056.pdf
https://comocuandocomo.wordpress.com/2015/10/22/o-construimos-un-futuro-para-todos-o-no-habra-un-futuro-aceptable-para-nadie/