Ahora que estamos a punto de entrar en la primavera (que la sangre altera) y a la vuelta de la esquina tenemos el verano y sus celebraciones, fiestas y vacaciones hay que ir con mucho cuidado. Una cosa es relajarse porque no tienes que asistir al trabajo o a las clases y otra aflojar en la atención que se le debe dar al riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual (ETS).

¿Quién está más expuesto a una ETS?

Según los expertos, no solo están expuestas a las enfermedades venéreas aquellas personas que trabajan en la prostitución o con materiales médicos sin esterilizar y en malas condiciones higiénicas. También debes tener especial cuidado si:

  • Tienes varias parejas sexuales, sobre todo si son desconocidas. Nunca sabes con quien han podido estar anteriormente.
  • No usar preservativo. Están muy extendidos los métodos anticonceptivos mediante pastillas pero recuerda que éstos solo evitan el embarazo, no protegen frente a las ETS.
  • La depilación genital completa deja una zona tan sensible como la genital muy expuesta, de manera que aumentan los riesgos.

La prevención es la mejor manera de evitar las enfermedades venéreas. Muchas veces es difícil saber que se está enfermo, ya que solo se puede asegurar mediante un análisis de ETS, de manera que corres el riesgo de que alguien que ni siquiera sabe que está enferma te lo transmita.

Las ETS más comunes

A continuación veremos las enfermedades de transmisión sexual más comunes en la actualidad:

  • Herpes genital. Causada por el virus herpes y puede afectar a la boca o los genitales. Los síntomas, normalmente pequeñas ampollas, pueden aparecer semanas después del contagio.
  • VIH (SIDA). Ataca el sistema inmunitario de las personas y no tiene cura. Si se está expuesto a ella, ya sea por la profesión o por alguna situación puntual, es recomendable hacerse análisis rutinarios de VIH para ser consciente de si se está enfermo o no.
  • Candidiasis genital. Infección causada por la bacteria Candida Albicans si las zonas genitales no tienen las condiciones higiénicas adecuadas.
  • Virus del papiloma humano. La pueden provocar varios tipos de virus. Hay veces que ni siquiera se sabe que se tiene, mientras que las consecuencias más graves pueden provocar un cáncer del cuello del útero.
  • Hepatitis B. Provoca inflamación del hígado y puede tardar meses en aparecer. El contagio se produce por el contacto directo con fluidos como la orina, el semen, la saliva y la sangre.
  • Gonorrea. Es causada por la bacteria gonococo y ataca a las mucosas del aparato genital y urinario.
  • Clamidia. Habitual en la población joven, tiene muchísimos síntomas. Se contagia con relaciones sexuales vaginales, anales y orales.
  • Sífilis. Causada por la bacteria Treponema Pallidum, se puede contagiar sin que haya penetración.
  • Ladillas. Son piojos púbicos que viven en el pelo púbico y se alimentan de la sangre de la persona.

Como hemos comentado, es difícil saber cuándo se tiene una enfermedad venérea, en parte porque hemos visto que hay muchos tipos. Para aclarar las ideas, recomiendo que leáis este artículo que da las claves sobre cuándo es recomendable hacerse una prueba de ETS. Si te ves identificado, no dudes en realizar un análisis, ya que como antes sepas si estas contagiado, menor será el daño.

Publicado en Salud