Estaba atardeciendo, aún quedaban bastantes rayos de luz, pero con nubes que alentaban una lluvia en la madrugada. El ambiente en general tenia un color azul celeste. 

Junto con mi mejor amigo de la secundaria íbamos subiendo los escalones de piedra que pertenecían a un parque (el cual es muy curioso porque solo tiene un solo árbol, en la cima de un cerro que pertenecía a este parque, el árbol parecía rodeado de una glorieta) mi amigo vestía de su uniforme de soccer, presumiendo obviamente sus únicos dotes para ser alguien destacado sus músculos y sus ojos verdes para cautivar a cualquier mujer. En cambio a mí vestía pantalones vaqueros azules, camisa vaquera, una playera blanca y unas sandalias porque hacia mucho calor y claro mis 2 anteojos, unos de sol y los otros para mi problema de visión.

En los últimos escalones se me cayeron los lentes que traía en la bolsa de la camisa (los de mí problemas de visión) los recogí y solté un brinco del susto de ver una rana que al parecer mio parecía venenosa.

-No seas tarado es una simple rana- Me dijo mi amigo en tono burlón.

En el largo pasillo de piedra que dirigía a la glorieta con el árbol gigantesco que se alcanzaba apreciar desde ahí, mi amigo y yo vimos una araña gigantesca, solo pudimos gritar un correr hacia el árbol. Como la glorieta está hundida saltamos para bajar a lo que es el tronco del árbol.

Cuando vi el árbol me quede asombrado por lo gigantesco que es, había un charco alrededor del árbol que hacia que las personas rodearan el charco para admirar aquel regalo de la naturaleza, algunos pocos rayos de sol que traspasaban las hojas chocaban con el charco de agua lo que hacia un efecto de luz increíble, como, de una foto antigua.

-Vez el color que tiene el ambiente, de un color tipo foto antigua-Le dije a mi fiel amigo.

-No para nada.

Me acerque más hacia el árbol, para verlo mejor, no me importo quitarme los lentes de sol y dejarlos en la otra bolsa de mi camisa ni mojarme los pies.

Cuando de repente se me acerca una chica 10 cm. más baja que yo con el cabello rizado igual que yo solo que hasta los hombros de aquella chica, con pantalones vaqueros, blusa blanca. Se me quedo mirando, me acaricia mi cabello y mi frente para quitarme unos hojas atoradas, lo que procedo a hacer lo mismo en su cabello, no nos dejábamos de mirar a los ojos, despues de eso procedimos a besarnos…

Publicado en Relatos