Seguro que muchos de vosotros habréis visto esas mesas luminosas que tienen en las tiendas de juguetes infantiles, pero aún seguís preguntándoos para qué sirven o qué beneficios podrían obtener de ellas los más pequeños de la casa. Bien, en este post vamos a explicaros su función, qué actividades pueden llevarse a cabo en esta ingeniosa superficie y, por supuesto, cómo fabricar vuestra propia versión casera.

Básicamente, estas mesas son una herramienta educativa y lúdica que ofrece multitud de posibilidades a los niños pequeños. A menudo, se utilizan como un excelente recurso para la ciencia, la exploración y el descubrimiento, aunque son mucho más que eso, ya que, además, se pueden utilizar para el juego libre y resultan increíblemente útiles para la integración sensorial, la observación, la atención y para el aprendizaje académico.

Estas mesas crean un espacio pedagógico atractivo y acogedor que anima a los niños a participar en actividades de aprendizaje a través de los juegos sin que ni siquiera se den cuenta de que están “trabajando”.

Además, y por si esto fuera poco, resultan una excelente fuente de información multisensorial donde la vía visual cobra especial protagonismo. Los niños se sienten atraídos de forma natural por la luz del panel y, a menudo, suelen encontrar la calma con la estimulación visual mientras exploran algún objeto. De hecho, estas mesas suelen considerarse un recurso estupendo para los niños que han sido diagnosticados con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

 

Ahora veamos algunas de las actividades que los niños pueden llevar a cabo en ellas:

1. Esta actividad consiste básicamente en un juego de coordinación en el que el niño tendrá que ir colocando gemas de colores en el contorno de las figuras

Lo que vas a necesitar es un rotulador que se pueda limpiar, cuentas de varios colores que los niños podrán asociar al color de cada línea y, por supuesto, una mesa de luz.

Con el tiempo, esta actividad puede convertirse en la primera vez que el niño escribe su nombre. En los colores y las líneas encontrarán la estimulación perfecta

2. Estas podrían ser dos actividades fantásticas para que los niños aprendiesen a asociar los números con las cantidades

Prueba a utilizar varias temáticas diferentes, porque las posibilidades infinitas

3. Para este juego, echa sal de mesa en un recipiente plástico y ponlo sobre la superficie luminosa. Después, dale un pincel grueso al niño y deja que haga formas

Esto sirve para explorar el proceso de escritura y dibujo

4. Todo un clásico para que los niños empiecen a familiarizarse con los números y las letras

5. Con esta superficie de cartón con dos orificios, los niños pueden cazar los distintos objetos a fin de estimular la motricidad fina

6. Utiliza la mesa de luz para que exploren más de cerca sus dibujos, pues les ayudará a fijarse aún más en los colores y en las formas que han dibujado

7. Esta actividad con canicas de colores ayuda a los niños a familiarizarse con las fuerzas físicas, especialmente la fuerza centrífuga

8. A través de este juego, los niños exploran el dibujo y la narración de historias, gracias a estas tiras transparentes con dibujos

9. Como decíamos antes, el juego libre tampoco está demás

10. Gracias a la mesa de luz, también podrán entrar en contacto con un montón de materiales diferentes, como esta plastilina de colores especial para mesas de luz

 

No quedándonos aquí, a continuación vamos a enseñaros cómo podéis construiros vuestra propia mesa de luz, a través de un ingenioso y económico proyecto de DIY:

Lo único que vas a necesitar es una mesa LACK de Ikea (o similar) y dos láminas de acrílico que podrán cortarte a medida

Una de las láminas deberá de ser transparente y con un grosor de 8 mm, y la otra de ópalo de 3 mm

La lámina transparente se corta más pequeña que la de ópalo

Después, se corta el tablero de la mesa con la misma medida que la lámina transparente de acrílico

Deshazte del relleno que viene en el interior del tablero de la mesa

En las esquinas, hay unos bloques donde se atornillan las patas y que servirán de soporte a la lámina transparente. Deberás rebajarlos para que esta pieza quede al mismo nivel que la superficie de la mesa

Dentro de la tabla, coloca una tira de luces LED de 5 metros dispuesta de la siguente manera

El cable de alimentación sale de la mesa a través de un agujero perforado en la parte inferior

Una vez que hayas comprobado que todo funciona como es debido, cierra la apertura colocando la hoja transparente en el hueco y luego superpón la hoja de ópalo fijándola a las esquinas con unos tornillos

¡Ya tenemos nuestra mesa de luz!

Vía: petapixel, teachpreschool, epic-childhood, learning4kids Artículo por Lavozdelmuro.net

Publicado en Familia