Por favor, paren la guerra, los sirios necesitan ayuda; nosotros no queremos quedarnos en Europa, solo paren la guerra

Estas son las palabras que Kinan Masalmeh, un refugiado sirio de 13 años, ha querido transmitir a Europa en una entrevista, después de ser retenido por la policía húngara junto a centenares de personas obligadas al exilio por el conflicto sirio.

A pesar de su corta edad, Kinan habla, con una madurez abrumadora en un niño de su edad, sobre la terrible situación que están viviendo él y todos sus compatriotas, quienes no abandonan su país por gusto, sino para sobrevivir.

Para llegar hasta Hungría, Kinan tuvo que cruzar la frontera por la ciudad de Szeged, cerca de la frontera de Hungría con Rumanía y Serbia. Después, se convirtió en uno de los centenares de refugiados que la policía húngara retuvo en una estación de trenes en la zona este de Budapest, para impedirles viajar y conseguir asilo en otros países.

Desde allí, Kinan quiso lanzar un mensaje al mundo entero y, en particular, a toda Europa. Sus palabras han conmovido al mundo entero…

Fuente: RedPeoplex

Publicado en Miscelánea