Japón se ubica en una zona altamente sísmica, por lo que los tsunamis son comunes en su costa. Seguro que muchos recordáis el último de ellos, de 2011, que tantísimo daño causó.

japón-tsunamis

Una advertencia con más de mil años

Han pasado siglos desde que en Japón empezaron a preocuparse por este problema natural que azota el país; una preocupación que les llevó a crear un método de prevención muy curioso. Se trata de usar placas informativas esculpidas en la roca, avisos para que la población no olvide el peligro que están repartidos por todo el país.

Y hoy todavía pueden verse estas placas que avisan y previenen. En ellas pueden leerse mensajes como:

“las viviendas en alto significan paz y armonía para nuestros descendientes. Recuerda la calamidad de los grandes tsunamis. No construir casas por debajo de esta cota”.

Una medida contra los movimientos sísmicos tan antigua que algunas de estas rocas tienen más de seis siglos. Algo sorprendente, sobre todo teniendo en cuenta que hay más de 300 por todo el país. 

japon-tsunami

Muchas de estas piedras alcanzan los tres metros de altura, lo que las hace enormes. Pero no todas ellas son tan explícitas, la mayoría recuerdan solo el peligro, como un aviso para las futuras generaciones.

Advertencias como las de la ciudad de Natori, una de las más afectadas en 2011:

“si viene un terremoto, cuidado con los tsunamis“. 

O, por ejemplo, en Kesennuma, donde una de las inscripciones dice:

“estad siempre preparados para los tsunamis inesperados, eligiendo la vida antes que las pertenencias y objetos de valor”.

japon-tsunami2

En Aneyoshi, se encuentra la placa que aconseja no construir las viviendas por debajo de una cota. En esta zona se estudian las inscripciones en el colegio, y se cumplen siempre a rajatabla. Será por eso que es una de las ciudades más a salvo de las catástrofes.

japon-tsumani1

A veces, las inscripciones están muy desgastadas -no olvidemos que algunas datan del 869 d.C., cuando tuvo lugar el maremoto Jogan-, pero aún se aprecian sus mensajes y, en algunas de ellas, el nombre de las víctimas de las catástrofes, otra costumbre que buscaba honrar su recuerdo y que aún hoy se practica.

Fuente: La brújula verde

Publicado en Insólito