tortuga_invalida_2

Cuando una rata se comió las patas delanteras de la Señora T, una tortuga de 90 años de edad que estaba hibernando, su dueño, Jude Ryder se temía lo peor. Este vecino de Gales acudió al veterinario para ver si podía hacer algo por su vieja amiga, de la que no se ha separado desde que tenía 8 años. Tras curarle las heridas, la Señora T ahora sería más lenta que nunca, puesto que sin sus patas delanteras no podría volver a andar.

Sin embargo, el hijo de Jude, Dale, tenía una brillante idea para devolver la movilidad al viejo quelonio. Ya fuera para ver sonreír a su padre de nuevo o por las ganas de ver corretear de nuevo a la Señora T, este brillante ingeniero de 37 años construyó la primera silla de ruedas para tortugas de la historia.

tortuga_invalida_1

Con un par de ruedas tipo avión, la Señora T “ha conseguido ir el doble de rápido que solía ir”, según declaraba Ryder padre. “Ella todavía es una tortuga relativamente joven, pues podría vivir hasta otros 50 años más. Lo único que necesitaba era un par de ruedas nuevas”.

Los ataques de ratas a tortugas son más frecuentes de lo que parece. La tortuga más vieja de Gran Bretaña, con 130 años, murió por una mordedura de rata en 2013. Así que si tenéis una tortuga, no olvidéis echarle un vistazo de vez en cuando y darle todos los cuidados que necesitan, pues podría ser vuestro compañero durante mucho, mucho tiempo.

Fuente: The Telegraph

Publicado en Animales