Con el mismo nombre que el mítico caballo blanco alado Pegaso, bautizó el cineasta David Meinert a su fiel compañera. Pegasus, una perra de la raza Gran Danés, fue rescatada de un un criadero ilegal que se dedicaba enteramente al negocio de la cría descontrolada de cachorros con fines lucrativos.

Los animales en estos “sitios”, por llamarlos de algún modo, viven en unas condiciones completamente deplorables que podrían traducirse en las enfermedades y deformaciones que padecen, si es que tienen la suerte de sobrevivir.

Como era de esperar, el estado de salud de Pegasus cuando fue rescatado a sus 4 semanas de vida, no auguraba un buen pronóstico. Además de haber sido una de las pocas supervivientes de su camada, Pegasus sufre un defecto en su pigmentación que suele asociarse a la pérdida de visión y la sordera. Al vivir con este handicap, Meinert decidió documentar, mediante la técnica de time-lapse, todos los días que Pegasus y él pasarían juntos, logrando el hermoso resultado que os mostraremos hoy.

De este modo, en el vídeo podréis ver todo el proceso de crecimiento del animal, desde que era un adorable y tierno cachorro, hasta convertirse en el gigante que da nombre a su raza.

Original: Dave Meinert

Publicado en Animales