Los táser, o armas de electrochoque, son muy utilizadas por la policía estadounidense para reducir a los presuntos delincuentes. Su uso está contraindicado en personas que usan marcapasos, pero aún así, nadie pregunta a nadie antes de disparar… Este tipo de armas funciona lanzando una descarga que en contacto con la persona es de 400 voltios, durante un breve periodo de tiempo que la hace no letal, pero si disuasoria. Lo más normal es que la persona que reciba un disparo de un táser caiga al suelo retorciéndose e incluso puede llegar a quedar inconsciente.

Esta introducción es para que conozcáis cual es el arma con la que disparan a uno de estos dos “bromistas” cuando fingía hacer sus necesidades sobre un vehículo de gama alta. Un ejemplo de cómo una broma se puede ir de las manos.

Original: Viral Brothers

Publicado en Miscelánea