El amor juvenil es fresco y alocado, pero tras 40 años de matrimonio, mantener viva la llama de la pasión puede ser todo un reto. Sin embargo, el matrimonio Bresnan parece haber encontrado una preciosa fórmula.

Bill Bresnan conoció a su esposa Kris en 1974. Según cuenta, sintió un flechazo al verla por primera vez, pero no fue hasta pasados unos días cuando reunió el valor suficiente para pedirle una cita.

Ella aceptó y, tras unas cuantas tardes juntos, se enamoraron perdidamente. Dos años después, se casaron y, desde entonces, han mantenido viva como el primer día la llama de su amor.

matrimonio cartas de amor1

Durante un viaje en tren, Bill decidió escribir una pequeña carta de amor a su mujer. Un bonito gesto que ha continuado repitiendo casi a diario desde entonces.

matrimonio cartas de amor4

Lo que Bill desconocía es que su mujer, Kris, ha guardado todas y cada una de las cartas que le ha dedicado.

“Te quiero, mi amor”

matrimonio cartas de amor3

carta amor 3

Más de 25 cajas acumula la señora Bresnan en su desván. En el interior, 10.000 cartas de amor han sido convenientemente ordenadas indicando el lugar y la fecha de la entrega.

matrimonio cartas de amor2

No todas son cartas de amor al uso. Hay postales, notas, servilletas, dibujos y mucho humor, pues algunas son hilarantes y otras más románticas. Sea como sea, todas terminan con la misma firma: “Te quiero, mi amor”, junto a un símbolo de infinito.

carta amor 2

Con motivo de su 40 aniversario, su mujer le ha revelado su secreto. Una preciosa crónica de amor que va desgranando 4 décadas de vida en común.

carta amor 1

Ahora, el matrimonio repasa las cartas para seleccionar las más bonitas e importantes, un legado que esperan regalar a sus hijos.

“Mi mayor miedo es la naturaleza humana”, confiesa Bill. “A medida que envejezco, mi mayor temor es olvidarme un día de entregarle mi carta”.

Puede que Bill esté en lo cierto y llegue el día en que la carta falte, pero estamos seguros de que el amor de los Bresnan será eterno.

Fuente: littlethings.com Traducción y adaptación por Lavozdelmuro.net

Publicado en Familia