Allan Law es un jubilado de Minneápolis que se ha ganado el apodo de “El hombre de los sandwich”. Si no lo conociéramos y le visitáramos un día, pensaríamos que es una persona con síndrome de Diógenes, pero la realidad dista mucho de la primera apariencia. Desde hace años se fue comprometiendo con acciones humanitarias, que desembocaron en lo qué es y a lo que se dedica ahora: una persona inspiradora que ha conseguido movilizar a toda la ciudad.

El mundo necesita más gente como Allan, conócelo en el siguiente vídeo y descubre por qué le llaman así.

Original: NationSwell

Publicado en Miscelánea