Michael Bublé es una estrella conocida a nivel internacional. Sus origenes tienen una bonita anécdota, cuenta que fue descalificado de un concurso de canto por ser menor de edad. Y quizá por eso accedió a que durante un concierto aceptara la curiosa petición de una madre.

La madre, una fan del cantante y orgullosa de su hijo de 15 años, le pide a Michael que si puede subir al escenario para cantar con él. Michael no necesitó pensárselo mucho. El joven se sentó al lado del cantante para interpretar Feeling Good y, cuando empezó a cantar, hasta el mismo Michael Bublé se quedó atónito. ¡Menuda voz!

Publicado en Cultura y ocio