Cada persona busca cosas diferentes en una pareja potencial. Algunos anhelan encontrar a alguien que les haga reír, mientras que otros quieren a una persona que les trate con amabilidad, o que realmente les comprenda. Pero, ¿buscar a alguien solo por la cantidad de ceros que haya en su cuenta corriente?. Sin lugar a dudas, eso no me suena a amor verdadero.

Hace tiempo que leí la historia que os mostraremos hoy, ya que lleva años circulando por Internet. Esta trata sobre un muchacho pobre que se enamora de una niña rica. Por desgracia para él, ella solo anhela casarse con alguien que pueda proporcionarle una vida llena de lujos. He de admitir que cuando leí el final, no pude evitar soltar una risotada en voz alta, pues me encantan las historias con finales inesperados, como la de chica que le dijo a su novio que se deshiciera de su perro si quería vivir con ella.

Aunque es cierto que el final es todo una sorpresa, la moraleja llena de valores es la mejor parte de todas, pues nos da una valiosa lección de vida:

 

Un chico que estaba enamorado de la hija de un hombre rico, a la que un buen día decidió pedirle matrimonio. Sin embargo, ella lo rechazó fríamente: “lo que ganas al mes es lo que yo gasto en un día. ¿Cómo esperas que me case con alguien como tú? Olvídate de mí y encuentra a alguien de tu misma clase”.

Sunset Proposal

No obstante, y pesar de ser rechazado de esta forma, el chico por alguna razón nunca la olvidó. Diez años depués, el destino quiso que se encontrasen en un centro comercial.

Blurred the Shopping Mall background

Ella inmediatamente le reconoció. Se acercó a él y, sin mediar palabra le dijo: “Me casé con un hombre muy inteligente, cuyo salario es de 15.700 dólares al mes. ¿Podrías haber superado eso?”. El chico -ahora convertido en un hombre- oyó la despectiva pregunta de aquella mujer a la solía amar, sin poder hacer otra cosa que retener sus lágrimas y guardar silencio.

Poco después, el esposo de la mujer se acercó a donde estaban ellos y antes de que ella le presentara o pudiera articular palabra alguna, su marido reconoció al momento al hombre que estaba con su esposa y le dijo: “¿Señor? ¡Buenas tardes, señor! Veo que ya conoce usted a mi esposa”.

El hombre muy educadamente le contestó: “Buenas tardes, señor…”. “Soy Carter, señor”, respondió el esposo.

El marido miró a su esposa y le dijo: “Querida, quiero presentarte a mi jefe. Es el responsable del proyecto de los 100 millones de dólares en el que he estado trabajando”. La mujer se quedó sorprendida y en shock por el giro de los acontecimientos.

El hombre sonrió y dijo: “Bueno, Sr. Carter, me tengo que ir. Tengo muchas cosas importantes que atender. Fue espléndido verlo hoy. Que tenga un excelente día”.

Se despidieron y cada uno tomó su camino.

man in suit on a black background

Después de salir de su shock inicial, la mujer le preguntó a su esposo, con un tanto incredulidad: “¿Ese era tu jefe?”. “Sí, cariño. Es bastante humilde, su vida fue muy triste. Dicen que una vez amó a una mujer y le pidió matrimonio, pero que ella lo rechazó porque, por aquellos entonces, no tenía dinero. Por eso, él trabajó muy duro para convertirse en alguien tan exitoso. A pesar de que ahora es multimillonario y gana millones de dólares al mes, muchos comentan en el trabajo que no ha podido superar el rechazo de aquella mujer. Por eso sigue soltero. ¿Te imaginas lo que pensaría aquella chica si lo viera ahora? ¡Qué suerte habría tenido!

La mujer se quedó en shock y no pudo articular una sola palabra.

Moraleja

La vida es corta y es como un espejo, así que puedes ver tanto como se refleje. No seas arrogante ni orgulloso al ver a los otros según las circunstancias en las que se encuentren. La vida y las circunstancias pueden cambiar.

Fuente: littlethings

Publicado en Miscelánea