Estamos cansados de escuchar que los jóvenes de hoy en día tienen de todo y que no han sentido necesidades de ningún tipo. Que si les quitas los videojuegos y de los teléfonos no saben vivir. Que pasan todo el día en su casa jugando con los PC y las consolas olvidando las normas sociales por las que se hacían amigos en la calle. Que en definitiva: están olvidando los buenos valores.

Y lo que mucha gente debe entender es que el mundo avanza y no por ello las personas se corrompen, y para muestra el siguiente video en el que los padres quieren gastar una broma a su hijo, y en lugar de una tablet le regala una tabla. Quizá los padres esperaban algún enfado por parte del pequeño, pero su reacción seguro que dio una lección hasta los propios padres.

La moraleja que yo particularmente saco de todo esto es que culpamos a nuestro entorno o a nuestros hijos antes de poner en duda la propia educación que les hemos impartido.

Publicado en Miscelánea