Posiblemente muchos no guardéis mucha fe sobre hacer llamamientos o peticiones a través de las redes sociales. Sin embargo, a veces los milagros suceden. Precisamente esto fue lo que le pasó a un niño de 9 años llamado James Brewster en Derrymacash, Irlanda del Norte, donde reside con su madre, Una Magee Brewster.

Por desgracia, el padre de James falleció hace poco más de uno año y uno de los regalos que le había hecho antes de morir era una bicicleta plateada. Por tanto, además de ir con ella a todos lados, la bicicleta tiene un valor sentimental incalculable en la vida del pequeño. Sin embargo, hace un par de semanas, alguien le robó la bici y le rompió el corazón.

Su madre, incapaz de ver a su hijo sumido en tanta tristeza, aprovechó las redes sociales para hacer la siguiente petición:

Pido a la persona que, en los últimos días, iba por la calle paseando frente a nuestra casa y vio la oportunidad de robarle a mi hijo su bicicleta plateada, por favor que la devuelva. Te pongo en situación… has causado que se le rompa el corazón a un niño que mañana recordará la pesadilla que se desató hace un año… Una que ningún niño debería vivir, que fue perder a su padre… Y para hacer que la cosa sea peor, la bicicleta fue un regalo de su padre. Si tienes corazón, por favor devuélvele la bici“.

Facebook / Una Magee Brewster. Una con su hijo James

Facebook / Una Magee Brewster. Una con su hijo James

La publicación recibió bastante repercusión, compartiéndose cientos de veces en las redes sociales, por lo que es más que probable que el mensaje fuese leído por el caco que robó la bici del pequeño. Después de unos días, Una volvía a escribir un mensaje en su muro: 

Ha pasado una cosa maravillosa… ¡un milagro! Salía de casa para llevar a los niños al colegio y vi que alguien había devuelto la bicicleta. Os podéis imaginar las ganas que tenía de ver su reacción. Quiero compartirla con vosotros. Qué final más bonito para esta historia, uno que tenía esperanza que ocurriera“.

Así pues, las palabras de agradecimiento de Una iban acompañadas del vídeo que recoge el momento en el que James descubre que su bicicleta ha vuelto a casa:

El joven James, quien había dado su bicicleta por perdida, no salía de su asombro cuando abrió la puerta de su patio y vio la bici en el lugar donde solía dejarla. “Fui al jardín sin saber que mi madre había visto la bici. A decir verdad, al salir miré al lugar donde solía dejarla y no me podía creer que estuviese allí. Creía que estaba soñando, fue la última cosa que me regaló mi padre.“, contaba el niño a un medio local.

Facebook / Una Magee Brewster. Phelim con su hijo James, cuando este tenía solo un año.

Facebook / Una Magee Brewster. James con su padre, Phelim, cuando este solo tenía un año.

Su madre también aprovechó la publicación para dar las gracias a todos aquellos que habían mostrado interés por su historia y, en especial, al ladrón que había devuelto la ilusión a su hijo.

A todos esos amigos y extraños que compartieron mi post, aquellos que la buscaron, a todos los que se ofrecieron para regalarle otra bicicleta… ¡sois increíbles! ¡Nunca lo olvidaremos! Y por último, a quienquiera que haya devuelto la bicicleta, ¡has hecho una cosa increíble!… ¡Y has hecho muy feliz a James! Gracias“.

Vía: Facebook
Fuente: Daily Mail, Belfast Telegraph

Publicado en Familia