Los hermanos pequeños pueden ser desesperantes a veces y muy divertidos otras, o todo a la vez. La hermana mayor de esta historia fue víctima del tremendo interés de su hermano pequeño por los pintalabios.

A este jovencito de Canadá le encanta el lápiz de labios rojo. Tanto lo ama que él solito decidió convertir todo a su alrededor de color rojo, incluida su propia cara.

¿Quién sería capaz de regañar a este niño sin reírse? Es difícil.

roba-maquillaje1

La madre de los niños, que hace verdaderos esfuerzos por mantenerse seria, quiso captar el momento en que su hijo pequeño ni se mueve, no sabemos si de la vergüenza o porque realmente le da igual.

Lo que si queda clarísimo viendo el vídeo es todo el provecho que le saca a un pintalabios. Seguro que no todos sabrían utilizar tan bien un objeto tan cotidiano como este.

Se podría decir que el de este chico es un robo con éxito.

roba-maquillaje4

Parece que el pequeño ladrón de maquillaje no quiso quedarse solo en su aventura e hizo participe a todos los que pudo a su alrededor, aunque mejor verlo…

Fuente: Dailypicksandflicks

Publicado en Familia