Los gatos son el perfecto ejemplo de un animal domesticado que conserva su independencia. Sumisos cuando les conviene, un gato nunca pierde su agilidad y su capacidad de supervivencia incluso aún perdiendo uno de sus sentidos más importantes, como puede ser la vista.

Este es el caso de Stevie, una preciosa gatita que perdió la visión, pero lo compensa con su olfato, su oído y sus sensibles bigotes. Stevie fue adoptada hace unos años por Patrick Corr, un joven cineasta irlandés, desde entonces viven juntos en su casa de Clonmel.

La gatita no sale demasiado a la calle, por motivos obvios, pero eso no significa que no le guste pasear. Patrick tuvo una idea genial para que Stevie disfrutase del aire libre, llevarla a dar un paseo por una montaña cercana a su casa.

Dicho y hecho, después de entrenarla para que fuese tranquila con su correa, Corr la llevó a dar una vuelta, lo grabó todo en vídeo y nos ofreció la experiencia en Youtube. La pequeña Stevie nos ha dado una lección de superación y ánimos para seguir adelante sean cuan sean las adversidades que se nos presenten, como hace ella.

Este vídeo forma parte de una campaña para recaudar fondos para la Sociedad protectora de animales de Corr. Próximamente Stevie y Patrick subirán otra montaña en una nueva campaña con el mismo objetivo, si queréis colaborar con ellos solo tenéis que visitar su página de Gofundme y donar lo que os parezca oportuno.

Fuente: Patrick Corr, Wimp, Huffington post, artículo por La voz del Muro

Publicado en Animales