Como mujer, llevo luchando por nuestros derechos siempre que he tenido ocasión, tanto en mi forma de escribir como en el día a día, con acciones que van desde discutir mientras me tomo un café hasta la de educar en la igualdad. El problema del machismo ha sido una lacra que hemos arrastrado desde el principio de la historia, y gracias al esfuerzo de todos, las leyes han tenido que cambiar, en muchos casos con una discriminación positiva, para solucionar un problema arraigado en lo más profundo de las culturas.

Soy feminista, pero feminismo no es lo contrario de machismo. Una feminista lucha por la igual de género, no por favorecer a ninguno especialmente.

En el siguiente vídeo una mujer embarazada comienza una discusión al ver que unos hombres están poniendo pegatinas con la palabra “STOP Feminazis”. Con este término se conoce de manera despectiva a aquellas mujeres que imponen sus valores de género, sin dar lugar al raciocinio o al debate. A aquellas que justifican años de opresión para dar la vuelta a la tortilla en favor a la mujer. -Por supuesto, nadie se considerará nunca una “feminazi”-. Debemos enseñar sobre igualdad, y al igual que una goma oscila hacia ambos lados cuando la soltamos, ahora toca alcanzar el equilibrio de verdadera igualdad.

La pegatina es el principio de la disputa. Nos gustaría que vieras esta discusión y nos dieras tu opinión.

Publicado en Miscelánea