Misterio, arte y arquitectura se dan cita en Sacro Bosque de Bomarzo o, como también es conocido, Parque de los Monstruos. Situado en el provincia de Viterbo, en el corazón de la Tuscia del Lacio, Italia, fue mandado construir por el príncipe de Orsini en el año 155o con el objetivo de sorprender, desafiar y desorientar a sus visitantes.

Para ello, el escultor y arquitecto Pirro Ligorio, quien concluyó la basílica de San Pablo tras la muerte de Miguel Ángel, ideó un recorrido de ensueño plagado de figuras mitológicas, enigmas y juegos de ilusionismo que no puedes perderte.

Dos esfinges guardan la entrada la entrada al Sacro Bosque de Bomarzo, cada una de ellas con una advertencia. Tras ellas, un recorrido de monstruos y escenas imposibles 

“Quien con la ceja arqueada y el labio apretado no va por este lugar carece de admiración, pues este es uno de los lugares solitarios más famosos del mundo…”, avisa la primera esfinge.

“Tú que llegas aquí, presta atención y luego dime si todas estas maravillas fueron creadas por error o por amor al arte”, reza su hermana gemela.

La colosal cabeza de Proteo-Glauco, un pescador que se convirtió en monstruo marino tras comer una hierba mágica

Flickr: Philip Hay

Flickr: Philip Hay

La lucha entre Hércules y Caco, hijo del dios Hefesto, a quien el héroe mató descuartizándolo con sus manos

Fuente del Pegaso, el caballo alado, entre la espesura

Detalle de la obra

El gran grupo escultórico de la Tortuga

El gigante

Detalle del rostro

Flickr: Yellow.Cat

Flickr: Yellow.Cat

Estatua del dios Poseidón

Dragón atacado por perros y elefante de fondo

Flickr: Bass_nroll

Flickr: Bass_nroll

Detalle del dragón

El elefante, la torre, el guía y el legionario

Detalle del legionario siendo aplastado por elefante

silvano audisio / Shutterstock

silvano audisio / Shutterstock

La casa inclinada, construida en 1555

casa_pendente_ok

La casa inclinada no es producto del paso del tiempo, sino que fue construida a propósito sobre un marino de piedra inclinado. La casa se puede visitar accediendo por un pequeño puente que conecta el extraño edificio con el jardín exterior.

Proceded con cuidado, pues apenas pongáis un pie en ella, la perspectiva os engañará y es probable que terminéis perdiendo el equilibrio. Toda una atracción de feria, ¿no creéis?

El orco, una de las estatuas más famosas

civitavecchia.it

civitavecchia.it

Dentro del orco hay una mesa con cuatro sillas de piedra, donde puedes sentarte a descansar o charlar, mientras vuestras voces se escuchan amplificadas en el exterior.

Detalle de la cabeza del orco e inscripción

“Dejad todo pensamiento los que aquí entráis”. Una inscripción que nos invita a abandonar nuestras creencias racionales para conectar con nuestra parte más instintiva y visceral.

Además, el maestro escultor Liborio, aprovechó la geometría y las sombras para lograr que la escultura cambie de gesto conforme anochece, pasando del dolor a la alegría; la oscuridad es su medio natural, mientras que la luz del día le hace daño y le convierte en piedra.

Vista del parque

La ninfa durmiente

Figuras grotescas

Flickr: genibee

Flickr: genibee

La furia, monstruos mitad mujer mitad serpiente, que vigilaban la entrada al mundo inferior, castigando a aquellos cuyos crímenes no habían sido expiados en vida

La Equina, hija de Tártaro y Gea, sería la madre de la mayoría de monstruos mitológicos. Se cree que era la madre más amorosa del mundo, pero el monstruo más despiadado y cruel con sus víctimas

Las maravillas de este parque no acaban aquí, pero para conocerlas todas deberéis visitar este mágico lugar. La diversión y las sorpresas están aseguradas.

Fuentes: Wikipedia, blog-italiacivitavecchia.it

Publicado en Miscelánea