El universo aún guarda muchos secretos que por el momento somos incapaces de comprender. Uno de los más intrigantes, asombrosos y desconocidos, es la formación de los rayos globulares, unas sorprendentes  esferas de energía que brillan, se desplazan y aparecen de la nada.

Durante mucho tiempo se creyó que eran un mito, pero cuando el 19 de marzo de 1963 una de ellas apareció frente al físico nuclear Graham Wisler, la comunidad científica no pudo sino constatar su evidencia y dar comienzo a las investigaciones. Aquí tienes un pequeño vídeo resumen sobre lo acaecido aquella insólita noche.

Tras más de 50 años de investigación, encabezados por el propio Graham Wisler, esto es lo que se ha logrado descubrir sobre estas misteriosas esferas de energía.

Los misteriosos rayos globulares

rayo globular 3

En primer lugar, Graham trató de reunir y catalogar cada uno de los avistamientos que se habían producido. No fue una tarea fácil, pues el miedo, las teorías sobre ovnis y la superchería rodeaban este fenómeno.

Finalmente, tras más de 3000 informes sobre avistamientos se pudieron concretar algunas características comunes: tienen forma circular u ovalada, aparecen de la nada -y desaparecen de igual forma-, emiten un zumbido y se desplazan libremente buscando generalmente huecos o vías de escape.

rayo globular 1

Las hipótesis que se manejan son muchas y variadas, aunque la principal postula que se trata de un plasma altamente ionizado contenido por campos magnéticos autogenerados. Sin embargo, la teoría ha sido ya refutada, pues el calor que desprendería sería muy alto e incendiaría todo a su paso. Además, su densidad sería más ligera que la del aire, por lo que debería elevarse y no desplazarse.

Otra de las teorías afirma que podría ser producto de una reacción química lenta, entre hidrógeno cargado positivamente y una mezcla de nitritos y nitratos de carga negativa.

rayo globular 2

Por su parte, John Abrahamson y James Dinniss, de la Universidad de Canterbury, Nueva Zelanda, han presentado la teoría de que tales objetos etéreos no son más que partículas incandescentes de silicio. Sus experimentos demuestran que cuando un rayo alcanza el suelo, los granos de tierra pueden convertirse en partículas diminutas de silicio. Estas, en combinación con el oxígeno y el carbono, se unirían entre sí formando cadenas que, a su vez, darían lugar a esferas esponjosas y muy ligeras que serían movidas por las corrientes de aire.

Las partículas de silicio son muy reactivas y arden muy lentamente emitiendo luz. Sin embargo, y aunque las pruebas de laboratorio arrojan cierto parecido, no son exactamente iguales a los rayos globulares.

rayo globular 5

El Dr. Abrahamson cree que su teoría también consigue explicar por qué las esferas de energía pueden atravesar paredes y ventanas.

“La mayoría de las casas, especialmente las más antiguas, tienen rendijas y grietas alrededor de puertas y ventanas”, comenta. “La red de filamentos de silicio es muy flexible y sus cadenas nanodiminutas se moverían impulsada por el aire. Por tanto, si el aire es capaz de filtrarse por una de esas rendijas, el rayo globular podría también infiltrarse y reconfigurarse de nuevo una vez dentro”.

Lo que parece fuera de toda duda es que se trata de un fenómeno natural, relacionado de algún modo con los rayos de una tormenta, por lo que las teorías sobre ovnis quedan completamente descartadas.

A continuación, os dejamos con un pequeño vídeo sobre uno de los últimos avistamientos de estos extraños rayos globulares.

Fuente: Wikipedia, BBC.com, Taringa, metacafe.com, boredomtherapy.com

 

Publicado en Insólito