Antiguamente -especialmente durante la Edad Media- la tortura estaba a la orden del día, llevándose a cabo prácticas completamente inhumanas. La “justicia”, por llamarla de alguna manera, se servía de ciertos utensilios y mecanismos de tortura, ya fuera para que los criminales confesasen, o porque habían sido sentenciados a pena de muerte. Sin embargo, estos instrumentos y técnicas no fueron usados únicamente por los órganos judiciales, sino también por grupos políticos, religiosos o militares.

Uno de ellos fue la Inquisición, término que hace referencia al conjunto de instituciones dedicadas a la supresión de la herejía, muchas veces castigada con pena de muerte. Fue fundada en el año 1184 en la zona de Languedoc -sur de Francia- aunque pronto se extendería por toda Europa y, con ella, todas sus prácticas aberrantes.

A lo largo de la historia se han inventado instrumentos de tortura para aplastar, desgarrar, cortar, quemar, ahogar o descuartizar. Toda una serie de herramientas de lo más aterradoras y que os mostramos a continuación:

1. El aplastacabezas

instrumentos_tortura_1

Muy usado durante la Edad Media, estaba destinado a destrozar, literalmente la cabeza de la víctima. La barbilla se colocaba en la barra inferior y el casco era empujado hacia abajo por el tornillo. De este modo, primero se rompían los alvéolos dentarios, seguido de las mandíbulas y, por último, el cerebro terminaba saliendo por la cavidad de los ojos y entre los fragmentos del cráneo.

2. La cuna de Judas

instrumentos_tortura_2

Método de tortura usado generalmente en las confesiones. Se elevaba al reo con cuerdas sobre la pirámide de madera, con punta de acero en su cúspide. La víctima era soltada de golpe sobre la pirámide, provocándole graves heridas en la zona genital y anal.

instrumentos_tortura_12

3. Las uñas de gato

instrumentos_tortura_3

La víctima era colgada desnuda por los brazos y, con un instrumento dotado de garfios afilados, era “rascado”, desgarrándole la piel y arrancándole la carne a tiras. A menudo, los garfios penetraban tanto que dejaban el hueso al descubierto. El torturado solía morir desangrado, después de haber perdido el conocimiento por el dolor.

4. El potro

instrumentos_tortura_4

Uno de los instrumentos de tortura más conocidos, en el que tumbaban a la víctima con las extremidades bien atadas. Después, se accionaba un mecanismo de cuerdas y rodillos que hacía que el cuerpo se estirase en direcciones opuestas, provocando que los hombros y caderas se desencajasen.

5. La rueda

instrumentos_tortura_30

Se amarraba al sentenciado a la rueda y los verdugos le asestaban golpes con unos mazos enormes, rompiéndole las articulaciones y cuidando de no asestarles ningún golpe fatal. Después eran abandonados vivos sobre la rueda para que los cuervos y otras aves carroñeras terminasen el trabajo.

6. El destrozador de rodillas

instrumentos_tortura_6

El objetivo de este instrumento era inutilizar las rodillas de la víctima. Tenía dos lados llenos de púas, cuya cantidad dependía del tipo de delito cometido. Al colocar el artilugio en las rodillas, se giraban los tornillos para la que las púas rompiesen primero la piel, y después los huesos. Esta herramienta de tortura también se usaba en codos, brazos y piernas.

7. El burro español

instrumentos_tortura_7

Se colocaba al reo, desnudo, sobre una cuña de metal muy afilada. Sin necesidad de un torturador, la víctima moría desangrada a causa de las heridas provocadas por la cúspide del potro y las pesas que llevaban colgadas de los pies. Según la cantidad de peso, se alargaba más o menos la vida del torturado.

8. El cinturón de San Erasmo

instrumentos_tortura_8

Collar, cinturón o brazalete con pinchos en la parte interior que se le colocaba a la víctima. Al estar muy ajustado el collar, cada pequeño movimiento, incluida la respiración, le provocaba heridas que terminaban por infectarse y a engangrenarse.

9. Toro de Falaris

instrumentos_tortura_9

Se atribuye la quema de seres humanos dentro de la efigie de un toro a Falaris, tirano de Agrakas (la actual Agriento, en Sicilia), que murió en el año 554 a.C.

instrumentos_tortura_24

Se metía al individuo en su interior y después se encendía un fuego bajo la barriga del toro. Los gritos de la víctima salían por la boca del toro y parecía que mugía.

10. Las tijeras de cocodrilo

instrumentos_tortura_31

Instrumento usado a finales de la Europa medieval, reservado generalmente a todos aquellos que intentaban matar, sin éxito, al rey. Las tijeras tenían dos cuchillas semicilíndricas que cuando se cerraban formaban un tubo largo y estrecho. El interior estaba lleno de púas y dientes afilados. Estas se calentaban al rojo vivo para ponerlas en los genitales.

11. La doncella de hierro

instrumentos_tortura_13

Este gabinete de hierro fue pensado para encerrar a la víctima dentro de él. La puerta se abría y cerraba a voluntad del verdugo. Esta estaba plagada de hierros punzantes que herían a la víctima hasta causarle la muerte.

12. Garrote vil

instrumentos_tortura_17

Se sentaba a la víctima y se le fijaba la cabeza a un poste de madera, del que salía, girando un tornillo, un punzón de hierro que penetraba y rompía las vértebras cervicales de la víctima, empujando todo el cuello hacia adelante, aplastando la tráquea contra el collar fijo. La víctima moría por asfixia o por la lenta destrucción de la médula espinal. Este método fue utilizado hasta principios del siglo XX en Cataluña y en algunos países latinoamericanos.

13. La cigüeña

instrumentos_tortura_18
Este instrumento de hierro sujetaba al condenado por el cuello, las manos y los tobillos, sometiéndolo a una posición incomodísima que le provocaba calambres en los músculos rectales y abdominales; y a las pocas horas en todo el cuerpo.

14. El péndulo

instrumentos_tortura_19

Las muñecas de la víctima eran atadas por detrás de la espalda, se añadía una cuerda a esta ligadura y se izaba al acusado con un peso en las piernas. Acto seguido, los húmeros se desarticulaban y, poco a poco, el resto de vértebras y huesos.

15. La pera

instrumentos_tortura_20

Este instrumento era colocado en la boca, el ano o la vagina de la víctima. Después, por medio de un tornillo, el verdugo abría la pera hasta su máxima apertura, ocasionando que la cavidad quedase completamente destrozada. La pera oral estaba destinada a los predicadores heréticos, la vaginal a las mujeres que cometían adulterio y la rectal a los homosexuales.

16. El taburete sumergible

instrumentos_tortura_21

Muy usado en mujeres acusadas de brujería. Se inmovilizaba a la persona en la silla y posteriormente era sumergida en el agua. El proceso se repetía varias veces hasta que la víctima muriese ahogada o confesase.

17. El agua y el lino

instrumentos_tortura_22

Se ataba a la persona con alambre de espino y se le tapaba la boca con trapos para evitar que vomitase. Por medio de unos tubos, se le introducía agua por las fosas nasales hasta el estómago, llenándoselo completamente de agua. El forcejeo causado por el dolor al sentir el estómago a punto de explotar, hacía que el alambre se clavase en muñecas y tobillos.

18. Aplastapulgares

instrumentos_tortura_23
Se trata de una de las torturas más antiguas y simples, pero terriblemente efectiva. Los pulgares de las víctimas se colocaban en el instrumento, con intención de aplastarlos, lenta y progresivamente, por medio de un par de tornillos. El dolor podía extenderse durante días, sin provocar la muerte del torturado.

19. El desgarrador de senos

instrumentos_tortura_28

Las cuatro puntas de hierro desgarraban los senos de las mujeres condenadas por herejía, blasfemia, adulterio, aborto provocado, entre otros delitos, hasta convertirlos en masas completamente amorfas.

20. Cabeza de asno o máscara

instrumentos_tortura_27

La Iglesia castigaba las infracciones menores mediante este método. Muchas de estas máscaras incorporaban piezas bucales de hierro que mutilaban la lengua con púas afiladas y hojas cortantes. Estas víctimas solían ser expuestas en las plazas públicas, donde solían ser maltratadas por la multitud.

instrumentos_tortura_26

21. La sierra

instrumentos_tortura_29

El reo era puesto en posición invertida, evitando así la muerte por desangramiento y que la víctima no perdiese el conocimiento. De hecho, no se perdía hasta que la sierra no llegaba al ombligo o al pecho. Esta técnica fue muy usada por la Inquisición, sobre todo, para ajusticiar a los homosexuales. En España fue un método de ejecución militar hasta el siglo XVIII.

Fuente: ebaumsworld, wikipedia (Inquisición), elotrolado

Publicado en Cultura y ocio