1: 

Las Cataratas de Sangre de la Antártida .

 

 En la Antártida cae una cascada como ninguna otra: las Cataratas de Sangre, uno de los fenómenos naturales más increíbles del planeta Tierra. Fluyen como sangre de una herida en el glaciar y se encuentran en los Valles Secos de McMurdo, a un costado del glaciar Taylor y sus aguas desembocan en el Lago Bonney. Este lugar fue hallado en 1911 por el geólogo australiano Thomas Griffith Taylor. Los primeros exploradores que se adentraron en la Antártida creyeron que el tono rojizo se debía a unas algas de ese color, pero esta teoría fue posteriormente descartada. Un equipo financiado por la National Science Foundation fue el que pudo dar con la respuesta.

Hace 5 millones de años, los niveles del mar crecieron, inundando así al este de la Antártida y formando un lago de agua salada. Millones de años después, se formaron glaciares arriba de este lago, por lo que quedó totalmente separado del resto del continente, lo que significa que el agua de las Cataratas de Sangre es como una cápsula del tiempo preservada a 400 metros por debajo de la superficie. Pero además de estar separada del resto del continente antártico, esta agua tampoco tiene contacto con la atmósfera: nunca fue tocada por los rayos solares y se encuentra completamente desprovista de oxígeno. También es rica en hierro en extremo, mineral que llegó allí gracias al roce entre los glaciares y la base marina debajo del lago. Cuando el agua salada del lago subglacial se filtra a través de una fisura del glaciar, cae en cascadas por el Taylor hasta el Lago Bonney. Rico en hierro, cuando este líquido entra en contacto con el aire, se oxida, lo que origina su tan extraño color rojo sangre.

 Hace 5 millones de años, los niveles del mar crecieron, inundando así al este de la Antártida y formando un lago de agua salada. Millones de años después, se formaron glaciares arriba de este lago, por lo que quedó totalmente separado del resto del continente, lo que significa que el agua de las Cataratas de Sangre es como una cápsula del tiempo preservada a 400 metros por debajo de la superficie. Pero además de estar separada del resto del continente antártico, esta agua tampoco tiene contacto con la atmósfera: nunca fue tocada por los rayos solares y se encuentra completamente desprovista de oxígeno. También es rica en hierro en extremo, mineral que llegó allí gracias al roce entre los glaciares y la base marina debajo del lago. Cuando el agua salada del lago subglacial se filtra a través de una fisura del glaciar, cae en cascadas por el Taylor hasta el Lago Bonney. Rico en hierro, cuando este líquido entra en contacto con el aire, se oxida, lo que origina su tan extraño color rojo sangre. 

2: La laguna rosa de México.


Las Coloradas, un pequeño pueblo de México, es el maravilloso escenario de un fenómeno natural de otro mundo. La Laguna Rosa es un paraíso escondido que atrae la atención de todos. Pero, ¿por qué el agua de este lago tiene esa tonalidad? La razón es que allí habitan unos microorganismos unicelulares que residen en aguas con mucha sal. Sus membranas de tonos rojizos hacen que el lago luzca de ese color tan curioso e impactante. Además, resalta aún más en contraste con su alrededor, que en principio parecería arena blanca, pero que en realidad se trata de sal.

Las playas de Las Coloradas fueron declaradas zona de protección de Tortugas Marinas por el gobierno de México en octubre de 1986. Como dato importante, los visitantes pueden bañarse en la laguna, y los lugareños lo recomiendan con fervor, ya que sus aguas saladas traerían numerosos beneficios para la salud. De esta manera, la combinación de sales y microorganismos que al unirse logran que se tiñan sus aguas, hacen más que crear un color intenso y maravilloso.


3: La isla argentina que se mueve sola.


El Ojo es una pequeña isla circular en el Delta del Paraná que se mueve sola. Los investigadores no tienen respuesta para este fenómeno extraño. Está ubicada en el Delta del Paraná entre las ciudades de Campana y Zárate de la provincia de Buenos Aires. En Google Maps se la puede encontrar con las coordenadas 34°15’07.8’S 58°49’47.4″W. Lo extraño de esta isla de 118 metros de diámetro –además de que es un círculo casi perfecto– es que gira sobre su propio eje.


4: Las cuevas fluorescentes de Waitomo.



Una de las mayores atracciones de Nueva Zelanda es Waitomo, hogar de unas cuevas fluorescentes que se iluminan en la oscuridad gracias a un fenómeno natural asombroso.
Estas cuevas son el hogar de unos pequeños insectos que crean un efecto luminoso simplemente sorprendente. Aunque parezca increíble, las luces que se ven en estas cuevas tan icónicas de Nueva Zelanda son millones de pequeños gusanos fluorescentes. Este bichito es, en realidad, la larva del insecto Arachnocampa luminosa, que brilla tanto que crea una especie de vía láctea dentro de las grutas. Parece salido de Avatar, pero es una más de las bellezas naturales que parecen inspiradas en un cuento de hadas.

La larva del gusano Arachnocampa luminosa es nativa de Nueva Zelanda y sólo se lo puede encontrar en este país -por eso se lo conoce comúnmente como el “gusano fluorescente de Nueva Zelanda”. Esta especie prefiere los lugares húmedos de las cuevas o de los bosques. Su nombre maorí es “titiwai”, que significa “Proyectado sobre el agua”, debido a su reflejo en las lagunas y ríos dentro de las cuevas en las que se encuentran.


5: La laguna bioluminiscente de Oaxaca.



A 15 minutos de Puerto Escondido, se encuentra uno de los rincones más mágicos del planeta entero.
Se trata de la mística Laguna de Manialtepec, que, en ciertas épocas del año, es el escenario de un fenómeno natural sorprendente. Corrientes combinadas con la temperatura adecuada atraen un microorganismo, una especie de plancton marino, que brilla en la noche cuando se mueve en el agua, y convierte a sus aguas en un universo bioluminiscente.

Una brazada, el desplazamiento de un pez, el golpe de un remo o el paso de un kayak “encienden” la laguna y generan un efecto simplemente fantástico. La laguna posee una mezcla de agua salada, con dulce y termal, debido al intercambio con el mar y a un manantial mineral. Algunos creen que esta laguna brillante es una especie de “fuente de la juventud”, por lo que muchos visitantes se sumergen en sus aguas cuando el cielo está también iluminado por las estrellas. Sin duda, esto la convierte en una experiencia única que produce recuerdos infinitos y fotos increíbles.

ESPERO QUE TE HALLA SIDO ÚTIL. 

Publicado en Insólito
Fuentes consultadas:
https://www.google.com.do