Desde que el ser humano comenzó a construir sus propias casas y templos hemos visto todo tipo de arquitecturas y diseños que hoy en día aún nos sorprenden. Más aún tratándose de construcciones antiguas que se hicieron cuando no contaban con los mismos medios que tenemos actualmente para poder levantar una estructura de grandes dimensiones. Sea como sea, la realidad es que conservamos estos lugares como momentos históricos que nos recuerdan de dónde venimos.

En cada ciudad podemos encontrar algún edificio o monumento bien conservado, pero ¿alguna vez habéis visto un monasterio a punto de precipitarse por un acantilado? ¿O una isla que se queda incomunicada cuando la marea sube?

Hoy queremos enseñarte 20 construcciones que se han hecho en los sitios más inhóspitos e insospechados del mundo, si no, júzgalo tú mismo:

1. El pueblo incomunicado según las mareas, Inglaterra.

El Monte St. Michael es una isla ubicada frente a la ciudad de Marazion, a 366 metros de distancia. (No confundir con Mont Saint Michel, en Francia con quien compartenombre y una geografía parecida)

Es una isla cuando la marea sube y la isla queda totalmente aislada de la ciudad, por lo que su acceso sólo puede hacerse con botes. Sin embargo, cuando la marea baja hay un acceso por tierra, por una calzada que se conserva desde tiempos medievales. Se cree que fue uno de los primeros sitios habitados de esta región, ya que en el siglo VI datan como realizadas construcciones de índole religioso.

2. El faro en el peñón, Italia.

Este islote de origen volcánico se llama Isla de Strombolicchio y se encuentra muy cerca de la isla Stromboli.

Se estima que esta enorme roca lleva en las costas más de 200.000 años superando todo tipo de tormentas. En el siglo XX fue cuando se decidió construir encima de él un faro, al que todo el mundo puede subir nadando 2 km desde la costa y luego subiendo 200 escalones. El faro se autoabastece gracias a la energía solar y es un lugar muy reclamado turísticamente.

3. El monasterio colgado de un lago, Italia.

La Ermita Santa Catalina del Sasso situada a un lado del Lago Mayor, en Lombardía, sirvió como albergue de romanos católicos en sus inicios.

Desde el siglo XIV esta ermita ha significado mucho para los habitantes de la región, a pesar de la antigüedad de la construcción, los frescos que se hallan en su interior datan del siglo XIX y ha sido declarado en el siglo XX como monumento nacional.

Se cuenta que el origen de esta ermita viene dado por un mercante local muy rico que casi muere en un naufragio en el lago, al sobrevivir decidió construir la ermita y pasar allí el resto de sus días en total tranquilidad.

4. Un pueblo en altura, Italia.

Bagnoregio es un original pueblo que se encuentra en la región de Lazio, se encuentra a 443 metros de altura y tiene muy pocos habitantes, menos de una docena.

Sin duda, se trata de una reliquia a la que muchas veces llaman “la ciudad que muere” y es que la colina sobre la que se sitúa está en proceso de erosión por la lluvia y el viento, por lo que no se sabe qué puede ocurrir en unos años. Sólo cuentan con una vía de acceso hasta la ciudad, aunque viendo la situación nos parece suficiente.

5. El palacio extravagante, Portugal.

Quinta da Regaleira es un palacio al que no le falta ningún detalle: está construido sobre una colina, compuesto por el palacio, la capilla, varias torres, innumerables fuentes, estanques, una decoración excesiva y todo conectado por túneles secretos, cuevas laberínticas, etc.

La construcción se terminó en el año 1910, viene de la mano de Carvalho Monteiro que junto con el arquitecto Luigi Manini se pusieron manos a la obra para poder obtener esta obra de arte llena de símbolos religiosos. Es una de las construcciones que representa al pasado de esplendor de Portugal.

6. Palacio en el agua, India.

Este palacio llamado Jaj Mahal se construyó en mitad del Lago Man Sagar, en Rajasthan, India. Se trata de un edificio construido en arenisca roja que tiene cinco pisos, aunque cuando las aguas están altas suele tener cuatro de ellos cubiertos.

Antiguamente el algo no existía, sino que era una depresión natural donde solía acumularse agua, fue a finales del siglo XVI cuando se decidió construir una represa.

Russ Bowling

Russ Bowling

En el siglo XVIII tanto el palacio como el lago fueron renovados, entre otras cosas se preocuparon por añadir un sistema de tratamiento de agua desarrollado, de este modo las tierras de alrededor se enriquecieron.

7. Un monasterio escondido en un acantilado, Israel.

Situado en el valle Wadi Qelt nos encontramos este precioso paisaje acompañado de una bonita historia.

Nos remontamos al año 420, cuando el monasterio fue construido sobre una cueva y poco a poco lo fueron ampliando. Ya en el año 600 muchos monjes se establecieron allí por mucho tiempo, pero fueron masacrados por los persas. Pasaron siglos y siempre se intentó reutilizar, pero hasta el siglo XIX no fue totalmente reconstruido por la Iglesia Ortodoxa. Está abierto a visitantes y peregrinos aunque al estar situado en una zona conflictiva, no son muchos los que acuden a sus puertas.

8. La iglesia sobre un puente, Colombia.

La Basílica Santuario de Las Lajas se encuentra sobre el cañón del río Guaítara, al sur de Colombia. Fue construida en el siglo XVIII y actualmente se considera uno de los destinos más solicitados para muchos peregrinos de Sudamérica.

La construcción en sí es preciosa, ya que se trata de una basílica de estilo gótico tardío que, junto con su increíble ubicación, representan una de las obras más bonitas del ser humano.

9. Capilla en altura, Francia.

Esta capilla no apta para personas que sufren vértigo se encuentra en Le Puy-en-Velay. Está construida hace más de 1000 años y para acceder a ella tienes que subir 268 escalones tallados en la roca.

En la cima de un promontorio rocoso de origen volcánico se hizo este templo de la religión cristiana que forma parte de los muchos que se encuentran en la ciudad, muchos de ellos declarados Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO. Se construyó exactamente en el año 962 y fue parte importante de la vida de la madre de Juana de Arco, quién acudía allí a rezar en el siglo XV.

10. Un castillo dentro de una cueva, Eslovenia.

Cada castillo tiene una peculiaridad y todos esconden en sus adentros una historia fascinante sobre el pueblo donde se halla. Cuando viajamos los vemos de todo tipo, pero este llama realmente la atención por estar situado dentro de una cueva.

Se situa a 9 kilómetros de la ciudad de Postojna, al suroeste de Eslovenia. Está construido al borde de un precipicio de 123 metros de altura en el siglo XVI.

A modo de anécdota, allí murió un personaje al estilo Robin Hood, llamado Barón Erazem Lueguer, si visitas el castillo en verano te puedes encontrar con el Torneo de caballeros de Erazem, en el que toda la localidad se viste de fiesta y recrea la época medieval en memoria de este héroe del pueblo.

Aunque el que vemos no es el castillo original, ya que el primero fue destruido, el segundo arrasado por un terremoto y finalmente se volvió a contruir este tercero que es el que conocemos hoy en día construido en 1570.

11. Monasterio colgado de un acantilado, China.

Hanging Temple es un monasterio que se encuentra a 75 metros de altura sobre el suelo, está situado cerca del Monte Heng.

Hace más de 1.500 años que este monasterio resiste las leyes de gravedad gracias a unos soportes de vigas asentados en el propio acantilado. Originalmente era mucho más pequeño, pero con el paso de los años ha sido ampliado y reparado en varias ocasiones por la seguridad de todos y la conservación de este templo.

12. El faro navegante, EEUU.

El faro de la isla Morris, se encuentra en Carolina del Sur y parece que navega por los mares, aunque en realidad lo que pasó es que se quedó sin isla.

Se construyó en 1876, pero el cambio de las corrientes oceánicas la isla donde se situaba se fue erosionando hasta que el 1938 el faro fue lo único que sobresalía de la isla. A partir de entonces la luz del faro se quedó automatizada hasta 1962, que quedó abandonado hasta el día de hoy. Varias organizaciones están luchando por la conservación del mismo ya que se considera que tiene gran valor histórico.

13. Pagoda adosada en un acantilado, China.

Está situada en la colina Shibaozhay, donde corre el Río Yangtze. La colina llega a los 200 metros de altura, teniendo a uno de sus lados esta pagoda roja de nueve pisos.

Fue construida en 1819 y curiosamente no esconde en su historia una entramada estrategia de construcción. De hecho, se crea en 1819 para facilitar a los turistas alcanzar la cima de Shibaozhay. Anteriormente, las personas tenían que subir utilizando un sistema a base de cadenas.

Cuando se tuvo que construir la presa Tres Gargantas se realizó un muro de contención para regular los niveles de agua y así salvar la construcción, ya que de haber sido de otra manera, posiblemente hoy estaríamos contemplando un recuerdo.

14. Una librería peculiar, Holanda.

Selexyz Dominicanen es una librería que se encuentra en el interior de una iglesia del siglo XIII, concretamente en la ciudad de Maastricht, en Holanda.

Para nosotros es la librería más bonita que hemos visto nunca, se encuentra en el interior de una iglesia construida en 1294 aunque a partir de 1794 ya no tuvo uso religioso. Desde entonces el edificio fue confiscado por Napoleón y todos los años posteriores fue variando de uso hasta el día de hoy. La librería tiene más de 25.000 libros en stock y la visitan 700.000 personas al año.

15. Un castillo al borde del abismo, Crimea.

Se conoce como el Nido de Golondrina, y en contraste a los anteriores, se trata de una construcción moderna, del año 1921.

Allí, un alemán que hizo fortuna con el petróleo, compró una casa de madera que acabó siendo este impresionante castillo. Está situado a 40 metros de altura sobre el Mar Negro, y hoy en día se ha convertido en uno de los atractivos turísticos de Crimea. A pesar de no tener hechos históricos a sus espaldas, las dimensiones del castillo así como su ubicación y diseño arquitectónico lo ha convertido en todo un referente.

16. El templo escondido bajo la roca, Sri Lanka.

El Templo de Oro de Dambulla está situado bajo una roca de 160 metros de altura.

En tiempos prehistóricos ya se ocupaban estas cuevas pero con la llegada del budismo a la isla, pasaron a ser utilizadas como templos, decorando su interior con representaciones religiosas. Vista desde el exterior parece que en cualquier momento será aplastado por la gran roca, pero en realidad se mantiene muy bien conservado. Actualmente se considera el templo budista más importante de Sri Lanka.

17. Monasterio adosado a un acantilado, Grecia.

El monasterio Panagia Hozoviotissa está ubicado al noreste de Chora. Se construyó en el siglo XI para proteger un icono religioso del año 812. La situación recóndita hizo que la función se cumpliera con éxito, ya que hoy en día podemos ver el icono si visitamos el interior del monasterio.

En su interior viven tres monjes de manera permanente, aunque desde fuera parezca sorprendente, es parte de la cultura de los vecinos de Amorgos (isla donde se encuentra el monasterio).

La isla entera tiene muchos monumentos dignos de ver: herramientas de piedra, los muros de arkesini, las torres, etc. Pero hay que reconocer que sin ninguna duda este monasterio impresiona por su situación y belleza, sobretodo teniendo en cuenta de que se trata de una construcción tan antigua.

18. El monasterio del acantilado, Grecia.

Se halla en la costa sur de la península del Monte Athos, se conoce como el Monasterio de Simonopetra, un templo de la religión ortodoxa.

El monasterio se fundó en el siglo XIV a una altura de 330 metros sobre el nivel del mar. El Monje Simón fue quién lo fundó y aunque años posteriores la estructura fue azotada por varios incendios, siempre se restauró dando lugar a lo que hoy en día conocemos.

19. El monasterio aislado en un valle, India.

En el Valle Spiti se encuentra entre el Tíbet y la zona más despoblada de India. Pues bien, allí, en lo alto de una colina de 4.166 metros de altura se encuentra el Monasterio Key.

Se trata de un templo busdista, cosa que justifica el aislamiento respecto a otras civilizaciones. No sólo es el más grande de la región sino que también es uno de los más altos del planeta. Aunque el aspecto de su arquitectura nos hace pensar que se trata de una construcción del siglo XIV, se dice que el monasterio en realidad tiene más de mil años. En él viven 250 monjes y acogen a los visitantes que, tras varias horas de camino por el desértico paisaje, tocan a su puerta.

20. Palacio sobre un pináculo, Yemen.

Dar al Hajar está ubicado en Sana’a, y está construido sobre un pináculo rocoso muy conocido en todo el país situado en el Valle Wadi Dhahr.

Se construyó en el siglo XVIII por orden del gobernante Imam Mansour Ali Bin Mehdi Abbas. Años después, en 1930 fue ampliado y el gobernante de turno lo convirtió en su residencia de verano. Sin embargo, actualmente está abierto al público para que los turistas puedan conocer la historia que se aguarda entre sus paredes.

Por las fotografías se puede asegurar que parece una construcción nacida desde la misma roca, impresionante.

Fuente: viajes.101lugares increibles

Este artículo ha sido publicado originalmente en nuestra web casasincreibles.com

Publicado en Cultura y ocio