Como bien saben nuestros lectores, en La voz del Muro somos escépticos que huimos de las promesas de curación y pseudociencias sin fundamento, que solo buscan hacer dinero con la enfermedad y el dolor ajeno.

Todas nuestras noticias sobre sobre medicina se apoyan en estudios clínicos y de laboratorio, y aunque puedan sonar extraños, poseen sólidos fundamentos. No obstante, están en fase de investigación por lo que, de momento, solo son soluciones potenciales para futuros tratamientos.

Sin embargo, la esperanza es una luz poderosa en momentos de oscuridad, y alegrarse y maravillarse con estas curiosidades, puede aliviar el sufrimiento de miles de personas.

te y cancer 5

Que el té verde es bueno para prevenir o retardar distintos tipos de cáncer es una afirmación repetida desde hace años por instituciones médicas y asociaciones de pacientes.

Sin embargo, y aunque los polifenoles y catequinas del té verde hayan demostrado tener efecto sobre el cáncer, los científicos no han conseguido determinar el por qué, ni las cantidades e ingestas necesarias para beneficiarse de él. Sin embargo, un nuevo estudio realizado por la Universidad de Pensilvania parece haber dado con la clave.

te y cancer 3

La sustancia responsable parece ser la epigalocatequina-3 galato (EGCG), uno de los principales antioxidantes presentes en la hoja del té verde,  capaz de matar las células tumorales.

Esta sustancia es capaz de frenar la acción de los radicales libres, y proteger de que las células sufran daños en su ADN, consecuencia de las reacciones reactivas al oxígeno (12). En el laboratorio, también se ha demostrado que la EGCG podría inhibir la proliferación celular en los tumores y causar apoptosis (muerte programada) de las células cancerosas.

El doctor Joshua Lambert de la Universidad de Pensilvania se muestra esperanzado con la investigación, y por sus posibles repercusiones en los enfermos de cáncer.

te y cancer 4

El problema de la quimioterapia y la radioterapia es que atacan del mismo modo a las células sanas y tumorales, sin distinción alguna. Por eso, sus efectos secundarios son tan devastadores. La reacción específica de EGCG de las células cancerosas, permitiría desarrollar un tratamiento sin efectos secundarios.

Siempre hemos pensado que la química de laboratorio lograría desarrollar la cura contra el cáncer, pero puede que sea el mundo vegetal el que encierre este secreto.

A principios de año, quedamos muy sorprendidos con el estudio de la bioquímica molecular Cristina Sánchez, quien demostró que el THC presente en la marihuana es capaz de ordenar a las células tumorales que se autodestruyan.

Nuevas teorías y esperanzadores resultados que, poco a poco, van estrechando el círculo de esta trágica enfermedad.

Fuentes: National Cancer Intitute y healthinsider.ru

Publicado en Ciencia