Para miles de personas cada día, dejar de fumar es una realidad de la que les gustaría disfrutar, pero no logran conseguirla. Existen todo tipo de métodos y trucos para que dejar de fumar sea más fácil, sin embargo, hoy os venimos a hablar de otra técnica menos convencional: los cigarrillos electrónicos.

Los cigarrillos electrónicos aparecieron en el mercado hace ya unos cuantos años, aunque parezca que fue ayer, y poco a poco se han ido consolidando como una opción tanto para los fumadores, como para los exfumadores.

Muchas de las personas que han conseguido dejar de fumar gracias a los cigarrillos electrónicos aseguran que, de no haberlos utilizado, no estarían tan seguros de haber podido dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos son mucho más que tabaco y, si quieres hacer con uno, te recomendamos que consultes iVapeo tu tienda online de confianza con unos precios muy competitivos.

Las ventajas del cigarrillo electrónico

Si estás pensando en dejar de fumar, seguro que te interesa conocer las múltiples ventajas que tienen los cigarrillos electrónicos respecto al tabaco tradicional. A continuación, explicaremos algunas de ellas.

Ayuda a reducir el consumo

Al ser una forma diferente de consumir tabaco, la verdad es que incita a consumir menos. Se vapea, no se inhala humo y eso hace que la sensación sea diferente y que el fumador acabe mucho más saciado con menos cantidad.

También es cierto que su uso es más complejo que sacar un cigarro de un paquete de tabaco y prenderlo con un mechero por lo que, como pasa con el tabaco de liar, nos costará más ponernos a fumar.

Se puede escoger fumar sin nicotina

Una de las maravillas de los cigarrillos electrónicos es que se puede escoger fumar sin nitcotina. Las cápsulas del líquido necesario que le da el sabor y permite que se cree el vapor tienen dosificada la nicotina. Es decir, cualquiera, con una simple búsqueda, podría encontrar tabaco sin nicotina, con poca cantidad o con la cantidad normal que suele llevar un cigarrillo.

La nicotina es la sustancia que más adicción provoca de todas las que lleva el tabaco, por eso, tener una alternativa para fumar sin ella es perfecto para cualquiera.

Despega del vínculo con el cigarrillo
convencional

Lo cierto es que los cigarrillos electrónicos no se parecen en nada a un pitillos convencional: están hechos de un material diferente (metal o plástico) que los hace más pesados y voluminosos, son de un tamaño más grande porque necesitan espacio para almacenar la batería, el atomizador y el líquido…

En definitiva, todo esto que podrían parecer contraindicaciones, lo cierto es que nos ayudan a dejar de fumar. Que el cigarrillo electrónico no se parezca a uno convencional es perfecto para olvidarnos de la rutina de coger un cigarro ligero y asociarlo a la facilidad con la que nos podemos fumar uno. 

Publicado en Salud