Los libros de biología e internet están llenos de noticias e imágenes sobre el albinismo, un fenómeno genético tan extraño como fascinante que se manifiesta en la naturaleza con escasa frecuencia.

Multitud de especies del reino animal poseen algún espécimen albino, si bien es cierto que existen muy pocos ejemplares, ya que se trata de una condición metabólica que resulta tan bella y como problemática.

El albinismo no sólo se produce en las personas y en animales, sino también en casos extremadamente inusuales como en árboles y plantas. A continuación os presentamos algunos ejemplos de árboles albinos y su increíble estrategia de supervivencia.

arboles albinos 3

arboles albinos 4

El albinismo animal.

Captura de pantalla 2014-12-08 a las 17.55.34

El albinismo es una condición genética en la que hay una ausencia congénita de pigmentacion, es hereditario y altera la producción y el metabolismo de la melanina, lo que se traduce en una ausencia total o parcial de esta, haciendose responsable de el color de la piel, cabello y ojos.

Los animales albinos, por lo general, no sobreviven mucho tiempo en su medio natural debido a su debilidad ante los rayos solares y a que su falta de color los delata ante sus presas y depredadores. La vida en cautividad es, por tanto, su única salida.

El albinismo vegetal.

arboles albinos 5

El albinismo vegetal se manifiesta como la imposibilidad de la planta para producir su principal pigmento fotosintético, la clorofila.

Sin la clorofila las plantas no pueden realizar la fotosíntesis. Por lo que sin poder transformar la energía del sol en energía química para alimentarse, las plantas albinas están condenadas a una muerte segura.

No obstante, aunque la mayoría de las plantas albinas mueren, existen algunas que han conseguido sobrevivir varias decenas de años empleando una curiosa estrategia, comportándose como auténticos vampiros vegetales.

arboles albinos 6

arboles albinos 7

arboles albinos 9

La ciencia ha descubierto que la única forma de sobrevivir que tienen estos arboles albinos es chupar la savia del árbol que les dio la vida, a través de sus raíces. De esta forma, roban el preciado líquido cargado de los nutrientes que necesitan para vivir.

Esta dependencia no afecta demasiado al árbol progenitor, que es capaz de alimentar también a su prole albina. Sin embargo se ha observado que en épocas de escasez, la “ayuda” a la planta hija disminuye y muestra rápidos signos de deterioro. Si la época de escasez no pasara pronto y durase más de lo debido la planta albina estaría destinada a morir.

arboles albinos 8

arboles albinos 10

El singular caso de las secuoyas albinas.

La primera secuoya albina fue descubierta en California en el año 1890. Hoy se conocen unos 25 ejemplares en el mundo, la mayoría de ellos en el Parque Estatal Henry Cowell.

Sus hojas son absolutamente blancas y por la noche brillan de manera tenue bajo la luz de la Luna produciendo una visión bastante inusual, por lo que algunos las han apodado como las secuoyas fantasmas.

Según han determinado los científicos, la edad de algunos de estos ejemplares supera en ocasiones el siglo de vida, lo cual es asombroso teniendo en cuenta su incapacidad para fotosintetizar.

arboles albinos 11

 

Fuente: Batanga y Exdya.

Publicado en Ciencia