Cuando los franceses Seurat y Signac desarrollaron la técnica pictórica del puntillismo en 1886, seguramente nunca pensaron que este estilo terminaría aplicándose sobre la piel de la gente en forma de tatuajes.

Sin embargo, esta es la técnica de la que se sirve el tatuador bielorruso Ilya Brezinski para crear sus maravillosos diseños. Además, estoy convencido los propios creadores de la técnica aprobarían todas y cada una de sus obras.

Actualmente, Brezinski tiene su sede en San Petersburgo, Rusia, y está especializado en trabajos de arte corporal con puntos en tinta negra.

A menudo, sus diseños presentan un aspecto surrealista, que nos evocan a algunas obras dalinescas. Su técnica puntillista crea un sombreado casi tridimensional que no es posible conseguir con otras técnicas de tatuaje. Estos casi siempre son monocromáticos y es, precisamente, esa simpleza de color lo que hace sus obras sean todavía más llamativas.

tatuajes_1

tatuajes_2

Brezinski ya cuenta con casi 60.000 seguidores en Instagram y no es muy difícil imaginar por qué; tan solo basta con ver alguno de sus diseños para darse cuenta de ello.

tatuajes_3

tatuajes_4

Los diseños de Brezinski engloban temáticas variopintas. Entre las más destacadas encontramos animales y objetos de la vida cotidiana, dos conceptos que sabe entremezclar para crear fabulosas figuras surrealistas que parecen haber salido del más retorcido de los sueños.

tatuajes_5

tatuajes_6

tatuajes_7

tatuajes_8

El artista es capaz de crear diseños que parecen sobresalir de la piel gracias a lo bien que domina la técnica del puntillismo. Por tanto, podríamos decir que estamos ante unos de los diseños de tatuajes más originales y hermosos que hemos visto hasta en La Voz del Muro, y no son pocos.

tatuajes_9

tatuajes_10

tatuajes_11

tatuajes_12

tatuajes_13

tatuajes_14

Si te han gustado los diseños de Brezinski, no olvides de compartirlos con todos tus contactos. Si quieres ver su obra completa, solo tienes que visitar su Instagram.

Vía: boredpanda

Publicado en Cultura y ocio