Los espacios verdes en las ciudades son siempre muy bien valorados. Incluso en los municipios más pequeños son muy importantes la construcción de parques y zonas verdes. De esta forma, siempre tendremos un poco de naturaleza en medio de la ciudad. Sin embargo, el gran problema a la hora de crear estas zonas es la falta de metros cuadrados. Especialmente en ciudades grandes como pueden ser Madrid o Barcelona.

Aprovechan los espacios muertos.

Por este motivo, una excelente solución son los jardines verticales que cada vez están más de moda. Tanto es así que no es extraño encontrarlos el lugares de lo más variado. Podemos verlos cada vez más en algunos negocios como pueden ser los restaurantes, especialmente en los gastrobares. En ellos suele ser frecuente que encontremos algún detalle, por muy pequeño que sea, de los que podemos considerar un jardín vertical: Ya sea en forma de cuadro vivo u ocupando absolutamente toda la pared, con plantas autóctonas y otras plantas de interior más típicas cómo son los helechos de espada. 

Son decorativos.

Este tipo de plantaciones dan un valor añadido al lugar donde se encuentren. Siempre es agradable tener plantas que ensalzan cualquier rincón en cualquier lugar. Mejoran el aspecto y la decoración tanto de negocios como de hogares.

Múltiples beneficios para la salud

A nivel de calidad de vida, son también muy beneficiosas. Está demostrado que el simple hecho de observar espacios verdes mejora síntomas que cada vez nos afectan más hoy en día como pueden ser la ansiedad o el estrés. De esta forma tener plantas en casa o en cualquier negocio donde trabajemos nos ayuda a relajarnos.

Por otro lado, no hay que olvidar que las plantas son grandes purificadoras del aire que respiramos. Por ello, no hay nada más beneficioso para mejorar el aire que respiramos que las plantas. Tanto es así que actualmente en Asia hay en marcha un proyecto de bosque vertical para que llegue a depurar toneladas de oxígeno al año. Sin duda, se convertirá en un pulmón natural muy importante en medio de la ciudad.

Actúan de aislante

Además, los jardines verticales sirven para aprovechar espacios muertos en las grandes ciudades. De esta forma, zonas como las fachadas que suelen ser de ladrillo y de pintura son aprovechadas para colocar espacios verdes. Además, está demostrado que son un magnífico aislante térmico. El espacio que se crea entre las plantas y el interior del edificio consigue aislarlo de tal forma que se consigue una diferencia térmica de varios grados.

Publicado en Verde