A lo largo del día nos relacionamos con muchas personas. Ya sean compañeros de trabajo, personas de autoridad o nuestra pareja, lo cierto es que necesitamos que hagan cosas por nosotros y siempre es mejor si lo hacen de buen grado.

Entre la fina linea que separa la asertividad de la manipulación existen miles de herramientas y trucos para lograr nuestros objetivos personales. Si quieres conocerlos no puedes perderte este articulo.

Esconde un Elefante a la vista de todos.

ciclista-antiguo

Este truco consiste en hacer algo obvio, una distracción para ocultar nuestro verdadero objetivo.

Un ejemplo divertido, cuando existía el muro de Berlin, un contrabandista que iba en bicicleta pasaba de un lado a otro del paso fronterizo llevando consigo un pequeño saco de arena. Siempre que llegaba a un control la policía insistía en revisar el saco y no encontrando nunca nada le dejaban pasar. El hombre era contrabandista de bicicletas.

No te olvides de las tareas.

forgot
Deja algo fuera de su lugar habitual para recordar una tarea.

Por ejemplo, tira un libro al suelo cuando te vayas a la cama. Cuando despiertes por la mañana y la encuentres tirada een el suelo pensaras en que hace allí y te recordaras de cumplir tu tarea.

Cae bien a la gente que no conoces.

Cuando hables con alguien imita la postura corporal de tu interlocutor. Inmediatamente su subconsciente te encontrará más amigable.

Consigue cualquier favor.

Si tienes que pedir un favor y crees que te lo van a negar no lo pidas en primer lugar. Primero pide un favor muy grande y cuando lo rechacen pide el favor original que necesitabas. Las personas suelen sentirse mal al negarse dos veces por lo que las probabilidades de que acepte se multiplicarán.

Consigue que alguien no recuerde algo.

Esto es más divertido que útil por su dificultad. Si haces que alguien te mire fijamente a los ojos  y le haces una pregunta, probablemente no recordará la respuesta. Para acceder a nuestra memoria solemos desviar nuestros ojos a la izquierda y al bloquear este movimiento bloqueamos el recuerdo.

Gana una negociación.

El silencio es un arma muy poderosa en una negociación. Haz una pregunta y tras ello haz una pausa muy larga, incluso cuando tu interlocutor halla respondido. La mayoría de las personas que comenzarán a hablar y a dar información tan solo por evitar el incomodo silencio.

Trabajo en equipo.

Si durante una presentación algún compañero tiene miedo de quedarse en blanco, colóquese en su ángulo de visión y asienta tras cada frase. Esta sensación de seguridad hace que 9 de cada 10 ocasiones los nervios desaparezcan.

Descubre si has ligado.

Si te han presentado a un chico o una chica y no sabes si esta interesado en ti, colócate a su lado formando un ángulo de 90 grados. Mientras conversáis levanta el brazo como si fueras a ver la hora (tengas reloj o no) y haz un gesto de sorpresa como si se te hubiera hecho muy tarde. A continuación mira a esa persona, si el o ella también mira su reloj o celular es porque también quiere conocer que hora es, lo que significa que estaba interesado en ti.

Tu elección es mi decisión.

Cuando quieras convencer a alguien de hacer algo dale solo dos opciones, pero solo dos opciones que te convengan a ti. La gente por comodidad prefiere no pensar más allá de esas dos opciones y por lo general terminará eligiendo una de esas dos opciones y no pensará en una alternativa.  Por ejemplo,  ¿Vamos al cine o tomamos algo en un bar? Como los dos opciones te convienen  no te importará la respuesta que te de, pero probablemente no te propondrá una tercera opción.

El Dueño del lugar.

Otra técnica del contrabandista. Si tienes que pasar comida a un evento o similar y pueden registrarte, demuestra seguridad. Dirígete a la puerta como si entraras en tu casa,  sin preguntar, sin evitar las miradas y con completa naturalidad. Funciona el 90% de las veces.

Mi orden es tu deseo.

Si quieres algo de alguien no preguntes , mejor pídelo. No preguntes ¿me traes tal cosa?. En cambio dile amablemente “Acercame el mando a distancia”. Al eliminar la pregunta eliminamos la posibilidad de que te diga que no.

Lee la mente de alguien.

Para terminar un truquito de magia y probabilidad que te ayudara a ligar. Dale un papel al chico o chica que te guste y dile que escriba una palabra y un numero del 1 al 10. Coge otro papel y escribe sin que lo vea por un lado su nombre y por el otro el número 7. Pídele que muestre su respuesta.

La mayoría de las personas escribe su nombre y el número que más veces es elegido es el 7. Si anotó las dos cosas quedarás como un campeón. Si anotó una de las dos muestra el papel por el lado que hayas acertado. Si no acertaste ninguna pasareis unas risas y habrás conseguido romper el hielo.

Fuente: Taringa.net

Publicado en Miscelánea