Su decisión ha sorprendido a todos… ¿o no? El pasado viernes, Juan Carlos Monedero, creador y principal ideólogo de Podemos, abandonaba la dirección del partido y todos sus puestos de responsabilidad, quedándose como un mero militante más.

Manifestación Marea Blanca Domingo  de Noviembre 2014_20141116_José Fernando García_12

Desde que anunciase, su decisión, la pregunta que se hace todo el mundo es clara: ¿por qué se ha ido? He aquí algunas de las claves:

1.- Cobros sospechosos.

En 2013, Juan Carlos Monedero cobró algo más de 425.000 euros por asesorar a diversos gobiernos de Latinoamérica. Para ello, en vez de facturarlos como profesional individual (pagando un 52% de IRPF), lo hizo creando una empresa (pagando cerca de un 25% de Impuesto de Sociedades), con el consiguiente ahorro de impuestos. Todo ello le supuso un aluvión de críticas e incluso un pequeño problema con Hacienda, a quien tuvo que abonar cerca de 200.000 euros para evitar una sanción fiscal.

Este hecho provocó que no sólo le cayeran críticas fuera del partido, sino también dentro. En su momento, fueron muchos los militantes que pidieron la dimisión del dirigente.

2.- Caída en las encuestas.

El problema con Hacienda tuvo unas consecuencias nefastas para Podemos, que pasó de ser una fuerza candidata a gobernar España a quedar relegada a casi la cuarta posición. Está claro que la polémica de Monedero hizo que el partido perdiese parte de la empatía ciudadana que tenía, con la consiguiente pérdida de potenciales votos en las encuestas.

3.- Ataques desde el propio Gobierno.

Aunque parece evidente que Monedero cometió (como poco) un grave error al declarar sus ganancias y pagar los consiguientes impuestos, también es evidente que el dirigente de Podemos sufrió una suma importante de ataques políticos, sobre todo desde el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

En su día, el propio Monedero gastó demasiado tiempo en defenderse de esos ataques, y está claro que eso le desgastó.

4.- Desencuentros ideológicos.

En su entrevista con Fernando Berlín hace pocos días, Monedero aseguraba que en Podemos “ahora es más importante un minuto de televisión que hablar con los círculos”. Además, el dirigente aseguraba que el partido debía “recuperar la esencia del 15-M”, que fue precisamente la que consiguió que Podemos consiguiera acaparar todo el descontento popular.

Sin embargo, Monedero entiende que su partido cada vez está más lejos de sus principios originales: “Cada vez nos parecemos más a todo eso que criticamos”.

5.- Enfrentamientos personales.

No es ningún secreto que Juan Carlos Monedero ha tenido varios ‘enfrentamientos’ con otros miembros de su partido, especialmente con Íñigo Errejón y Carolina Bescansa. Ante estos desencuentros, Pablo Iglesias se vio obligado a elegir un bando… y se fue con Errejón.

Por todo ello, parece que Monedero abandona, de una vez por todas, la primera línea de Podemos. Habrá que ver si vuelve a situarse pronto en el centro de la polémica.

Publicado en Miscelánea