Un estudio de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y la Universidad de Queensland (Australia) ha determinado que los peces arquero son capaces de reconocer caras humanas. Este hecho, que para nosotros puede parecer tan simple, supone un gran avance en la investigación de las capacidades cerebrales de ciertas especies animales.

Los peces arquero, que lanzan chorros de agua para cazar, pudieron distinguir con gran precisión la misma cara humana en multitud de ocasiones. Sorprendente, ¿verdad?

peces-listos

El Doctor Cait Newport, autor del estudio, asegura que el reconocimiento facial que hacen los peces es realmente difícil para especies de este tipo, ya que requiere de unas altas capacidades visuales y de la habilidad de distinguir entre las similitudes que hay en nuestros rostros: ojos, boca o nariz e igual distribución.

Existía la hipótesis de que solo animales con gran capacidad cerebral como los primates podían llevar a cabo este proceso. Por ello se quiso investigar si especies con un cerebro más simple y sin la necesidad evolutiva de reconocer caras eran capaces de lograrlo.

Cuál fue la sorpresa cuando el estudio determinó que los peces arquero podían distinguir un rostro en concreto de entre otros 44.

peces-listos2

Lanzando su característico chorro de agua, los peces arquero seleccionaban una u otra cara mientras se les mostraban fotografías. Lo mejor es que lo lograban también cuando eliminaban rasgos tan significativos como el pelo o la forma de la cabeza. Acertaron más del 80% de las veces.

El Dr. Newport explica que, aunque los peces tiene el cerebro mucho más simple que los humanos, demuestran que sus habilidades visuales son muy altas, un rasgo que los hace perfectos para estudiar si cerebros simples pueden completar tareas complicadas.

Los resultados de la investigación sugieren, por tanto, que no es necesario un cerebro muy desarrollado para llevar a cabo el reconocimiento facial. De hecho, no solo los peces, sino también algunas aves han demostrado tener tal capacidad.

A continuación te dejamos un vídeo donde se explica cómo se ha llevado a cabo este curioso estudio; otro de tantos avances científicos que nos hacen reflexionar sobre las verdaderas habilidades de los animales.

Fuente: PHYS.ORG

Publicado en Ciencia